OMPRESS-SAN JOSÉ DEL AMAZONAS (24-03-20) Mons. José Javier Travieso Martín, obispo vicario apostólico de San José del Amazonas ha dado positivo en coronavirus, y es que la pandemia ya ha llegado a esta zona del planeta. Desde otro vicariato amazónico, el de Iquitos, Miguel Ángel Cadenas, agustino, cuenta cómo ya tenían la epidemia de dengue, con 4.200 casos en la ciudad desde comienzos de año: “El sistema sanitario está saturado, los trabajadores sanitarios, exhaustos. Ya tenemos 11 casos de coronavirus en la ciudad. Mucha gente no comprende la gravedad porque toda la información se produce desde un modelo occidental que no todos comprenden y comparten. La interculturalidad, tan necesaria en estos momentos, es una palabra bonita. Como la mayoría de la población vive al día y no pueden trabajar, muchas familias están pasando necesidad. El gobierno ha prometido que les entregará S/. 380 (unos 90 euros), pero no llega. Dicen que será distribuido conforme a los datos del gobierno, pero las estadísticas en Perú no son confiables y mucha gente humilde ni siquiera está registrada. Mucho me temo que, si se realiza esta entrega de dinero, sea otra oportunidad para los corruptos. Pero si no se entrega el dinero, las familias no lo podrán soportar. El confinamiento es necesario. Pero dado el hacinamiento en las casas, es difícil la convivencia. Ya hemos atendido un caso donde un sobrino (18 años) ha pegado a su tía (52) por una disputa familiar en torno a la comida. Tenemos catequistas con dengue y existe mucho miedo porque ya hay tres ciudadanos peruanos que han muerto en Lima”.

“No quisiera terminar sin referirme a los pueblos indígenas. No hay información culturalmente adecuada, y el sistema de salud es tan precario que no llega hasta ellos. Los mapas de la REPAM van tiñendo de rojo los vicariatos de la Panamazonía con coronavirus. Todavía son pocos, pero dado que ni siquiera habrá tamizajes, mucho me temo que morirá gente sin saber de qué han muerto. Las estadísticas oficiales no reflejarán lo que sucede. Los que más sufrirán serán los pueblos indígenas. Somos 23 agustinos en el Vicariato, de un total de 45 sacerdotes (entre agustinos y diocesanos). A un agustino el día de hoy le van a realizar las pruebas de coronavirus. Somos unos privilegiados. Dios nos acompañe a todos. También ustedes están pasando por medidas muy restrictivas. Madre de la Consolación, ruega por nosotros”.

El padre Miguel Ángel hacía referencia a los mapas de la Red Eclesial Panamazónica sobre el avance del covid-19 en los territorios de la Amazonia. Desde la REPAM cuentan que las comunidades awajún y wampís de la provincia de Condorcanqui, Región Amazonas, se adelantaron al Estado, y tomaron la decisión de replegarse a sus comunidades y cerrarlas. A esto se sumaron las diversas organizaciones de coordinación indígenas.

El líder awajún Salomón Awananch explicaba que no hay temor al aislamiento porque las comunidades, cuanto más alejadas se encuentran, más capacidad de subsistencia tienen: “Tenemos cómo recolectar las frutas, alimentos, pesca… aún tenemos animales en nuestros bosques”, reconoce, “si bien es cierto hay preocupación por los colonos o apash, que están en diferentes caseríos y centros poblados y generalmente se abastecen en el mercado, creemos que ellos también ya están acostumbrados a consumir productos naturales como la yuca, el plátano o el pescado”.