OMPRESS-ROMA (4-02-20) Ayer se inauguraba en Roma, en el Centro Internacional de Animación Misionera, el curso “Comunicación es Misión”, organizado por la Pontificia Unión Misional –una de las Obras Misionales Pontificias (OMP). Con la presencia de representantes de las OMP en países hispano hablantes, parte importante del día de ayer se dedicó a exponer la labor que, en materia de comunicación, se lleva a cabo en España.

En la primera ponencia de la mañana, “Comunicación y misión”, el profesor José María La Porte, de la Universidad Pontificia de la Santa Cruz, explicó los retos de una nueva sociedad, en la que estamos en la postverdad, que no hay nada real, en la que lo que gusta es la confrontación. Animó a las personas que trabajan en comunicación en las Obras Misionales Pontificias a afrontar estos retos con creatividad. No se trata de repetir el mensaje y ponerlo de igual forman en todos los medios y repetir, repetir y repetir, sino que cada uno en el contexto propio de su país y medio ha de repensar el mensaje que se quiere transmitir y con creatividad traducirlo y hacerlo propio. En eso los misioneros suelen ser unos maestros, señaló. Es necesario, por lo mismo, presentar historias para ilustrar temas. ¿Cómo puedo contar que la vida merece la pena vivirla hasta el final? ¿Cómo puedo contar que el matrimonio es un don? Con una historia concreta. La gente sí que vibra con las historias.

La segunda ponencia corrió a cargo de Alejandro Bermúdez, fundador de Aciprensa. Hizo un análisis de todos los principios de la comunicación de la Iglesia. En la era de internet, en la que todo el mundo tiene acceso a los medios, todo el mundo se convierte en emisor. Por eso recalcó que tenemos un papel muy importante: mostrar la belleza del mensaje cristiano.

Raúl Cabrera, de Radio Vaticana, contó que la Santa Sede está trabajando en la unificación de la comunicación. Esto no quiere decir que todo sea lo mismo, sino que bajo un mismo dicasterio englobar todos los medios de comunicación de forma que se pueda ser más eficiente no sólo a nivel económico, sino sobre todo llegar más lejos con el mensaje cristiano, y aprovechar los recursos humanos, además de desarrollar lo multimedia para llegar más a la gente.

Por último, Silvina Pérez, del Dicasterio de Comunicación, se centró más en las personas, en cómo cada persona utiliza los medios hoy. Explicó que vamos con prisa, sólo nos fijamos en titulares, las noticias se están reduciendo a un titular muy, muy llamativo, que se comparte en twiter millones de veces, pero la gente no entra en la noticia. Esa es la realidad que tenemos y hay que aprender a trabajar con ella.

Por la tarde, fue el turno de la dirección nacional de las Obras Misionales Pontificas en España, que expuso los diversos cauces de comunicación, desde el contacto con los misioneros, al gabinete de prensa, pasando por la comunicación audiovisual, las redes sociales, e intervinieron además los representantes de las direcciones diocesanas de OMP en Toledo y en Cádiz. El curso se prolongará hasta el próximo 8 de febrero.