OMPRESS-BOLIVIA (26-02-20) La Iglesia de Santa Cruz se ha sumado a la prevención y lucha contra esta enfermedad que ha causado 20 fallecidos. La mayoría de ellos son niños. Es el triste saldo de una epidemia de dengue que se ha extendido por el departamento boliviano de Santa Cruz. El año pasado, en toda América, se diagnosticaron 3.139.335 casos, con 1.534 muertes, según la Plataforma de Información en Salud para las Américas.

El dengue es una infección vírica transmitida por la picadura de las hembras infectadas de mosquitos del género Aedes. Los síntomas son fiebre elevada, acompañada de síntomas diversos como dolor de cabeza muy intenso, dolor detrás de los globos oculares, dolores musculares y articulares, náuseas, vómitos, agrandamiento de ganglios linfáticos o sarpullido. Es una enfermedad que, como explica la OMS, no tiene tratamiento específico, pero la detección oportuna y el acceso a la asistencia médica adecuada disminuyen las tasas de mortalidad por debajo del 1%.

El arzobispo de Santa Cruz, Mons. Sergio Gualberti, ha publicado una nota para sumarse a las medidas que las autoridades han adoptado en la prevención y lucha contra el dengue. En la nota, el prelado pedía a todos los párrocos, religiosas, religiosos y agentes de pastoral que durante las misas del pasado domingo 19 de enero, difundieran las acciones preventivas sugeridas por el Servicio Departamental de Salud del Gobierno Autónomo de Santa Cruz.

Se trata de tres importantes medidas. Primero, promover y priorizar la destrucción de criaderos de mosquitos en las diferentes Iglesias ubicadas en los barrios de la ciudad. La segunda es organizar y promover la realización equipos de limpieza de sus Iglesias y sus alrededores. Y finalmente, informar a los feligreses, que deben acudir al Centro de Salud correspondiente ante cualquier síndrome febril para que reciban atención médica necesaria, y pedir a todos que evitaran automedicarse.