OMPRESS-REPÚBLICA DEMOCRÁTICA DEL CONGO (24-02-21) El Papa Francisco, en un mensaje, ha expresado su dolor por el “trágico atentado” ocurrido en la República Democrática del Congo, en el que el embajador italiano Luca Attanasio, el carabiniere Vittorio Iacovacci, y su chófer, el congoleño Mustapha Milambo, eran asesinados el lunes. “Rezo por ellos durante estos días de ejercicios espirituales de Cuaresma”. El Papa ha destacado el “testimonio ejemplar” del embajador italiano, “una persona de destacadas cualidades humanas y cristianas”, que creaba “relaciones fraternales y cordiales, para el restablecimiento de relaciones pacíficas y armoniosas en ese país africano”. Los tres eran asesinados en un ataque que tuvo lugar el lunes contra un convoy del Programa Mundial de Alimentos durante una visita cerca de Goma, en el este de la República Democrática del Congo.

Como han expresado los misioneros en el Congo, Attanasio no era solo el embajador de Italia en Kinshasa, también era un hombre comprometido socialmente y “un amigo cercano” para los misioneros italianos que viven en la República Democrática del Congo. Había apoyado a los javerianos de Bukavu en la realización de proyectos sociales y había estado en su casa el pasado sábado 20 de febrero, solo dos días antes de ser asesinado. El misionero javeriano Gianni Magnaguagno cuenta para SIR, la agencia de noticias de la Conferencia Episcopal Italiana, que se despidieron “con con mucha ilusión y también con diferentes promesas. Luca había logrado por fin obtener la autorización del gobierno congoleño para la adopción internacional de niños por parte de Italia; y nos había hablado de varios proyectos humanitarios en curso”. Los últimos días de la vida del diplomático italiano en el Congo los había dedicado a seguir las actividades de los misioneros, y ayudarlos en sus proyectos de apoyo a los más pobres, que en el este del Congo, es hablar de los más pobres entre los pobres.

El perfil que traza el padre Gianni del embajador italiano es el de un hombre de profundos valores cristianos: “Una persona verdaderamente excepcional, muy buena y tranquila; nos llamábamos como una familia”. El sábado pasado a las 5 de la tarde Attanasio “había llegado aquí a Bukavu con la delegación del Programa Mundial de Alimentos. Con él también estaba el cónsul Alfredo Lorusso (que se quedó en Goma y escapó a la emboscada) y su guardaespaldas. Tuvimos una reunión y luego un debate: al día siguiente hubo misa a las 8 y participaron, luego salieron hacia Goma”. Según el misionero, que intenta comprender la dinámica del ataque, “fue una emboscada para secuestrarlos y los atraparon. Se los llevaron a él y al escolta. Se dirigían a la selva cuando intervinieron los guardias armados del parque y los militares. Hubo un tiroteo, el conductor murió inmediatamente; y han matado al embajador y su escolta”.