OMPRESS-LIBERIA (30-09-20) El Fondo creado por el Papa Francisco ha ayudado a través de estas misioneras a las chicas y chicos de sus colegios, a sus familias, que están afrontando la crisis económica, sanitaria y social en uno de los países más pobres y desgarrados del mundo. Para este tipo de situaciones fue para las que el Santo Padre creó, a través de las Obras Misionales Pontificias, el Fondo de Emergencia para los territorios de misión el Martes Santo.

Gracias a la generosidad de tantos católicos españoles con este Fondo se acaban de enviar 15.000 euros con destino a las Misioneras de la Consolata en Liberia, a sus dos comunidades en la zona de Monrovia, Harbel Margibi y Buchanan Grand Bassa. Su apostolado, además de un colegio, va dirigido a la promoción humana de las mujeres y de los niños, en un país en el que todavía están presentes por todos lados las cicatrices de una guerra civil – comenzó en 1989 – que apenas ha sido superada.

Como ocurre con tantas religiosas en África, la falta de medios o el entorno social no son obstáculo para dar una enseñanza de calidad. Es la que han estado impartiendo en la St. Peter Claver Catholic High School, con 810 alumnos. Son menos que en años anteriores, porque, incluso antes del desastre del coronavirus, la crisis económica en Liberia había llevado a que las familias no inscribieran a sus hijas e hijos en el colegio, de manera que pudieran ayudarles a conseguir el sustento mínimo. Ahora es aún más difícil que las familias satisfagan sus necesidades básicas. La ayuda del Fondo intenta, como dicen las mismas hermanas, “suavizar el dolor de ver a sus amados hijos con poquísimo que comer”, una realidad que sufren muchas familias de Liberia. Muchos se dirigen a las hermanas como su única esperanza y el Fondo Coronavirus de las Obras Misionales Pontificias no hace sino apoyar la generosidad de estas religiosas que siguen allí, al lado de su gente.

Más información en la página web de las Obras Misionales Pontificias.