OMPRESS-ROMA (24-05-18) El Papa Francisco hacía referencia ayer a la hermosa misión confiada por Jesús a sus discípulos, ser sal de la tierra, luz del mundo. El Papa está dedicando las catequesis de los miércoles a los sacramentos y la de ayer, tras Pentecostés, la dedicó oportunamente a la Confirmación: “Estos días que siguen a la solemnidad de Pentecostés nos invitan a reflexionar sobre el testimonio que el Espíritu suscita en los bautizados, poniendo en movimiento su vida, abriéndola al bien de los demás”.

El Papa decía de Pentecostés que es “el impulso misionero de consumir la vida por la santificación de los hombres, a gloria de Dios”. Gracias a la confirmación, el Espíritu está en nuestro corazón, explicaba el Papa y es el Espíritu quien “nos guía en la vida para que lleguemos a ser sal justa y luz justa para los hombres”.

El testimonio cristiano, señalaba, “consiste en hacer solo y todo aquello que el Espíritu de Cristo nos pide, concediéndonos la fuerza de cumplirlo”.

Hace unos días el Papa Francisco enviaba un vídeo mensaje a la diócesis francesa de Pontoise, reunida en una asamblea, con el título “La Misión es nuestra Vocación”. En esta asamblea recibieron la confirmación más de mil jóvenes y adultos, a quienes el Papa les decía que con ella se convertían en “testigos audaces del amor de Dios en un mundo herido, especialmente en las periferias existenciales, donde innumerables hombres y mujeres esperan la consolación del Señor. Que esa consolación pueda llegarles a través de vosotros, auténticos discípulos misioneros de Cristo”.

 

escort corlu escort fethiye escort antalya escort kemer