OMPRESS-MOZAMBIQUE (15-11-19) Francisco González, sacerdote diocesano y miembro del IEME, ha sido durante varios años delegado de misiones en la diócesis de Coria-Cáceres, viviendo de otra forma su vocación misionera, que ha estado muy ligada a Mozambique. Vuelto a la misión ha escrito para agradecer estos años de animación misionera:

“Después de tres años trabajando en nuestra diócesis, a la vez que atendiendo temas familiares, el 7 de noviembre regresé a Mozambique. Junto a otros dos compañeros del Instituto Español de Misiones Extrajeras (IEME) que están en la Diócesis de Tete, una de las diócesis con más falta de clero y con mayor pobreza material de todo Mozambique.

Quiero agradecer de manera especial a las parroquias a las que durante estos años he estado acompañando: Arroyomolinos, Valdemorales y Valdesalor, su cariño y su compresión. También al equipo de la delegación de Misiones por todo el esfuerzo que a lo largo de estos años se ha hecho para impulsar la animación misionera en nuestra diócesis. Especialmente aprovecho esta ocasión para agradecer la generosidad de tantos de vosotros que siempre colaboráis con el mundo de la Misión con vuestra oración y con vuestra ayuda material.

Me comprometo a manteneros informados de cómo van las cosas por mis nuevos horizontes africanos, a los que desde mi pequeñez quiero ofrecer lo más grande que he recibido, la fe en Cristo, enviado a anunciar la Buena Nueva a los más pobres”.