OMPRESS-NÍGER (17-09-19) Hoy se cumple un año desde que el misionero italiano Pier Luigi Maccalli fuera secuestrado, probablemente por yihadistas de etnia peulh, en su misión en Bamoanga en Níger, a unos 125 kilómetros de la capital Niamey. Nada se sabe del destino de este misionero perteneciente a la Sociedad de Misiones Africanas (SMA), a pesar de las noticias que han circulado en los últimos meses. Para algunos todavía estaría en Níger, para otros en Burkina Faso, cuya frontera está cerca de Bamoanga, para otros en Mali. En abril, el ministro de Asuntos Exteriores de Burkina dijo que el padre Maccalli estaba vivo y había sido devuelto a Níger desde Burkina Faso. Según su hermano, el padre Walter Maccalli, también misionero de la Sociedad de Misiones Africanas: “Todas las noticias dadas no son más que suposiciones que no han encontrado ninguna confirmación, incluidas las del gobierno burkinés”.

Con ocasión de este aniversario se han unido en oración todas las comunidades del mundo de la Sociedad de Misiones Africanas, y también la comunidad parroquial de Madignano, la localidad natal del padre Luigi, así como la diócesis italiana de Crema, que han organizado una marcha de solidaridad y oración. La Parroquia del Espíritu Santo de Madrid (calle de Ricardo Ortiz, 1) se unirá también a esta oración con la celebrará esta tarde, a las 20:00h de una Misa para pedir su pronta liberación.

El pasado mayo, el Papa Francisco, al recibir a los participantes en la Asamblea General de la Sociedad de Misiones Africanas, les agradecía su “celo misionero, impregnado de valor, que os lleva a salir para ofrecer a todos la vida de Jesucristo, a veces poniendo en riesgo la vuestra”, por ello, añadía, “me gustaría unirme a vuestra oración por vuestro hermano, el padre Pierluigi Maccalli, secuestrado desde hace varios meses en Níger, y asegurar la solicitud y la atención de la Santa Sede con respecto a esta preocupante situación”.