OMPRESS-PERÚ (9-07-20) El Papa Francisco nombraba ayer vicario de Yurimaguas, en la Amazonia peruana a quien ha estado al frente de este vicariato como administrador por sede vacante desde 2016, afrontando la crisis del covid-19 y el terremoto del año pasado.

Hace unos días, un misionero hacía una breve y acertada descripción del vicariato de Yurimaguas: “Tiene una extensión de unos 70.000 km cuadrados y una población de unos 200.000 habitantes, lo que quiere decir, que tenemos una densidad de unos 3 habitantes por km2. Dentro de este espacio geográfico tenemos varios pueblos originarios: Cinco de ellos forman el grupo jíbaro: achuar, awajun, kandoshi, shapra, wampis. Estos pueblos mantienen su lengua, sus costumbres y tradiciones. Otros pueblos que también mantiene estas características son: el pueblo shawi y el pueblo kichua-inga. Y luego tenemos otros pueblos que casi no se habla ya su lengua, y que están perdiendo, sus costumbres y su historia, son: el pueblo shiwilo y el pueblo kukama. Además tenemos toda una población venida de otros lugares del Perú que se instalaron en las riberas de los grandes ríos, a los que llamamos ribereños”. La ciudad de Yurimaguas, cabeza del Vicariato, “está enclavada entre tres ríos: el Huallaga y sus afluentes Paranapura y Shanushi. Es un lugar muy hermoso, por eso, alguien, la llamó ‘La Perla del Huallaga’. Es la ciudad más grande de nuestro Vicariato con cerca de 70.000 habitantes, venidos de la propia zona, pero también de otros lugares de la selva y de la sierra peruana”.

El nuevo vicario ya se ha preparado desde 2016 para guiar este vicariato, cuando fue nombrado administrador apostólico del mismo por sede vacante. Entre otros desafíos tuvo que afrontar las consecuencias del terremoto del 26 de mayo de 2019 que afectó a la región amazónica de Loreto, cuando hasta la catedral del vicariato presentó grietas.

Jesús María Aristín Seco nació el 25 de diciembre de 1954 en Santa Cecilia del Alcor, Palencia. Entró en el Seminario Menor de la Congregación de la Pasión de Jesucristo, Pasionistas, de Euba, Vizcaya, estudió Teología en la Universidad de Deusto en Bilbao y es licenciado en Teología por la Universidad Gregoriana de Roma y en Psicología Clínica por la Universidad Nacional de Educación (UNED) de Madrid. Hizo su profesión perpetua como Pasionista el 14 de abril de 1979 y fue ordenado sacerdote el 23 de septiembre de 1979.

Tras su ordenación sacerdotal fue vicario parroquial en la parroquia de la Pasión de Bilbao (1981); realizó estudios en Roma para la licenciatura en Teología (1980-1983); misionero en Tarapoto, en la Prelatura de Moyobamba, Perú (1984); vicario parroquial del Triunfo de la Santísima Cruz en Tarapoto, (1985), párroco tres años después; párroco de San José de Sisa y vicario episcopal para las provincias de San Martín y Lamas (1989); consultor provincial por dos mandatos, secretario de Misiones y procurador Provincial de Misiones en España (2001-2006); secretario general de Misiones en la Oficina de Solidaridad y Misiones Pasionistas de la Curia General en Roma (2006-2016); desde 2016 administrador apostólico sede vacante et ad nutum Sanctae Sedis del Vicariato Apostólico de Yurimaguas.