OMPRESS-SENEGAL (19-11-20) El misionero escolapio Miguel Betbesé lleva toda su vida en África, sobre todo en Senegal, donde ha puesto en marcha numerosos proyectos en la Casamance, una zona especialmente pobre del país. Miguel cuneta que “en Senegal estamos abriendo poco a poco el culto, las iglesias y capillas. Gracias a Dios el virus no nos ha afectado y hemos podido vivir con una cierta tranquilidad, siempre con prudencia. Desde hace una semana ya hemos abierto escuelas y colegios y todo va bien. Veremos más adelante si sobre el plan económico no habrá problemas”.

Cuenta también que “este año las lluvias en la Casamance han sido muy generosas y seguro que todos podrán tener una buena reserva de arroz. Nuestros colegios y escuelas, a pesar de la pandemia y confinamiento, los alumnos e internados nuestros, escolapios, han obtenido muy buenos resultados (100/100 casi todos). Estamos atentos a los problemas de las familias que no tienen lo necesario para mandar a los niños a la escuela. Con un poco de buena voluntad ayudamos todo lo que podemos y siempre se encuentran personas generosas que nos dan un golpe de mano. Gracias por vuestra oración. Por cierto, el santuario mariano de nuestra región está dedicado a Nuestra Señora de la Misión”.

Un santuario que acaba de cumplirá diez años el próximo 12 de diciembre y que es único por su advocación, Nuestra Señora de las Misiones, en recuerdo de quienes llevaron el Evangelio al país. A él peregrinan todos los años los fieles de la diócesis de Ziguinchor, la diócesis en la que está la zona de la Casamance senegalesa.