OMPRESS-PARAGUAY (10-03-20) El misionero oblato celebraba su cumpleaños el pasado viernes, con 74 años de profesión religiosa y 40 años de misión en Paraguay. El sábado celebraba una misa especial en la Iglesia de San Blas, en el barrio Loma Pyta de la capital paraguaya, Asunción, y el domingo concelebraba en la catedral con el arzobispo, Mons. Edmundo Valenzuela. Olegario Domínguez nació en León el 6 de marzo de 1920 y llegó a Paraguay el 4 de septiembre de 1980. Su primer destino fue el noviciado de los Oblatos de María Inmaculada, después ha sido párroco, además de profesor. Cuando era seminarista, con 16 años, al estallar la guerra civil, cuatro de sus compañeros fueron fusilados. Serían beatificados en 2011. Él se salvó porque estaba de vacaciones en León.

Desde la archidiócesis de Asunción, felicitaban en al misionero, “este incansable hombre de Dios que con tanta entrega y generosidad ha dedicado gran parte de su vida a servir al Señor, a través de los hombres y mujeres en nuestro país”, y reconocían en una nota “su admirable trabajo pastoral en nuestro país” y “su generosa entrega en su servicio a la Iglesia Católica, en los hermanos más desprotegidos, además de su constante apoyo en la formación de futuros sacerdotes”. El padre Olegario ha dedicado más de 25 años de enseñanza en la Universidad Católica, en la cátedra de Misionología y otras asignaturas. Esto le valió el reconocimiento de “Exemplum Vitae”, que le otorgó la misma universidad, en el año 2010 por su destacada labor como profesor.