OMPRESS-CÁCERES (15-10-19) Mons. Francisco Cerro Chaves, obispo de Coria-Cáceres, escribe una carta a sus fieles diocesanos para animarles a vivir este Mes Misionero Extraordinario, explicando lo que, según este pastor, debe ser una Iglesia diocesana misionera. También tiene un recuerdo especial para el hasta ahora delegado de misiones de la diócesis cacereña, que parte de nuevo como misionero a Mozambique:

“Estamos en nuestra Diócesis inmersos en vivir este mes especial. Es un tiempo de gracia para vivir como diócesis misionera. El Papa Francisco nos recuerda: que el descubrimiento de Cristo transforma y transforma hacia los otros. “No es lo mismo haber conocido a Jesús que no conocerlo, no es lo mismo caminar con Él que caminar a tientas, no es lo mismo poder escucharlo que ignorar su Palabra, no es lo mismo poder contemplarlo, adorarlo, descansar en Él, que no poder hacerlo. NO es lo mismo tratar de construir el mundo con su Evangelio que hacerlo sólo con la propia razón. Sabemos bien que la vida con Él se vuelve mucho más plena y que con Él es más fácil encontrarle un sentido a todo. Por eso evangelizamos” (Evangelii Gaudium 265-266). El Papa Francisco nos recuerda y nos lanza porque ser bautizados es ser enviados. A una Iglesia donde los bautizados no se toman muy en serio las misiones le faltaría un elemento esencial de su ser Iglesia.

En muestra Diócesis a través de la Delegación de Misiones llevamos muchos años trabajando en ser una Iglesia misionera. ¿Qué es ser una Iglesia Diocesana misionera?

  1. Que contemple el Corazón traspasado de Cristo muerto y resucitado
  2. Que profundiza continuamente el Bautismo.
  3. Que pide la gracia de que sacerdotes, vida consagrada y laicos sean misioneros.
  4. El Señor bendice con vocaciones cuanto más universal es la misión.
  5. Hay que orar continuamente por las vocaciones misioneras.
  6. Vivir en los seminarios en clave misionera.
  7. Formar en esta realidad.
  8. Ser testigos hasta el martirio.
  9. Con María ir a prisa como Ella a la montaña a llevar el camino de la vida verdadera, que es Jesús.
  10. Conocer y valorar las misiones y a los misioneros.

Pido a toda la comunidad de mi diócesis que rece esta oración del Papa Francisco (Oración para el Mes Misionero Extraordinario. Octubre 2019): Padre nuestro, Tu Hijo Unigénito Jesucristo resucitado de entre los muertos encomendó a sus discípulos el mandato de ‘id y haced discípulos a todas las gentes’. Tú nos recuerdas que a través de nuestro bautismo somos partícipes de la misión de la Iglesia. Por los dones de tu Santo Espíritu, concédenos la gracia de ser testigos del Evangelio, valientes y tenaces, para que la misión encomendada a la Iglesia, que aún está lejos de ser completada, pueda encontrar manifestaciones nuevas y eficaces que traigan vida y luz al mundo. Ayúdanos a hacer que todos los pueblos puedan experimentar el amor salvífico y la misericordia de Jesucristo, Él que es Dios y vive y reina contigo, en la unidad del Espíritu Santo, por los siglos de los siglos. Amén

Agradezco de corazón la labor que realizó el anterior delegado episcopal, Francisco José González, preparando las maletas para volver a Mozambique y agradezco a Jesús Luis Viñas, nuevo delegado episcopal de misiones su disponibilidad y estoy seguro de su buen hacer en esta misión tan importante de una Iglesia que es esencialmente misionera”.