OMPRESS-MONDOÑEDO (18-09-19) “Es urgente que nos miremos menos a nosotros mismos y contemplemos más a Cristo y a los hermanos”, señala Mons. Luis Ángel de las Heras, obispo de Mondoñedo-Ferrol en una carta escrita a sus fieles de cara al Mes Misionero Extraordinario de este octubre. Una cita misionera que debe servirnos para tomar “mayor conciencia” de nuestro ser misioneros.

“El papa Francisco ha convocado un Mes Misionero extraordinario este próximo octubre, cuyo lema va a ser «Bautizados y enviados»”, escribe Mons. de las Heras. “La intención del Papa es alimentar el ardor de la actividad evangelizadora, reavivar la conciencia misionera de toda la Iglesia y recordarnos que vivimos y hemos de vivir en estado permanente de misión”.

“En sintonía con las orientaciones evangelizadoras del Papa, nuestro plan diocesano para la misión (2016-2020) tiene como objetivo «la transformación misionera de nuestra Iglesia particular de Mondoñedo-Ferrol, en comunión con la Iglesia universal en estado permanente de misión». Octubre de 2019 será especial y significativo en nuestro camino diocesano, pero la nuestra no será una iniciativa puntual ni circunscrita a dicho mes: obrando en comunión con toda la Iglesia, nos vemos impulsados en nuestros objetivos misioneros de largo recorrido, emprendiendo todo un nuevo curso con la misión en el corazón. Así pues, el Mes Misionero extraordinario que convocó Francisco iluminará nuestra peregrinación no sólo en octubre, sino durante todos los meses del curso 2019-2020”.

Por eso, el obispo de esta diócesis gallega concluye que “es preciso que cada uno tome mayor conciencia de su ser misionero, clarificando con gozo su propia experiencia de fe cristiana más allá de las inevitables dudas que jalonan la existencia creyente. Es urgente que nos miremos menos a nosotros mismos y contemplemos más a Cristo y a los hermanos, singularmente a los más débiles”.

“Durante este octubre misionero extraordinario somos convocados a crecer en misión”, añade, y, para ello, “hay en el calendario propuestas que nos ayudarán a ello. El día 1, fiesta de santa Teresa de Lisieux, patrona de las misiones, inauguraremos el mes en todas las misas de nuestra diócesis, reservando el acto central para la concatedral de San Julián de Ferrol, donde presidiré la Eucaristía a las 19:30 horas. Del mismo modo, la clausura de este tiempo de gracia tendrá lugar en las misas del día 30, siendo la principal la de Santa María de Vilalba, a las 19:30 horas, en la que, al mismo tiempo, daré comienzo a la Visita Pastoral al arciprestazgo de Terra Chá. Durante el mes rezaremos vísperas misioneras con nuestras hermanas contemplativas, corazón orante y misionero de nuestra diócesis. Serán cuatro jueves. El día 3, a las 18:30 horas, con las Clarisas de Ribadeo. Los demás, a las 19:00 horas: el día 10, con las Concepcionistas de Viveiro; el día 17, con las Concepcionistas de Mondoñedo; y el día 24, con las Esclavas de la Eucaristía de Ferrol. Con adolescentes y jóvenes celebraremos una Vigilia Misionera en Foz el día 11 de octubre, víspera de Nuestra Señora del Pilar. El día 19, sábado, aniversario de la consagración de la catedral de Mondoñedo, evocaremos más de 800 años en misión con el recuerdo del pontificado del obispo Martín I (1219-1248), quien impulsó la construcción de nuestra catedral y la consagró, siendo imagen de las piedras vivas que edifican esta Iglesia diocesana hasta el día de hoy. Asimismo, como cada comienzo de curso y antes de concluir este tiempo misionero extraordinario, el sábado 26 tendremos el Encuentro Misionero Diocesano de Envío en nuestro seminario de Mondoñedo”.

Mons. de las Heras recuerda a todos los que forman la diócesis porque debemos dar “gracias a Dios por cada diocesano, por cada familia, por cada inmigrante, por cada enfermo, por cada necesitado. Con todos y entre todos construimos esta misión”.