OMPRESS-ROMA (17-09-18) La semana pasada tendía lugar en Roma una reunión sobre la crisis humanitaria en Siria e Irak, organizada por el dicasterio vaticano para el Servicio del Desarrollo Humano Integral. En ella han estado presentes todas las instituciones de la Iglesia que están ayudando a aliviar la tragedia de estas poblaciones.

El Papa Francisco los recibía el viernes en audiencia y les animaba a seguir adelante con esta labor. Recordaba que la presencia cristiana en estos países puede desaparecer, por eso, decía, “la Iglesia entera mira a estos nuestros hermanos y hermanas en la fe y los anima con su cercanía en la oración y en la caridad concreta a no resignarse a las tinieblas de la violencia y a tener encendida la lámpara de la esperanza”.

Recordó además el Papa algunas de las muchísimas iniciativas puestas en marcha por los presentes: “La gran labor para sostener la vuelta de las comunidades cristianas a la llanura de Nínive, en Irak, y los cuidados sanitarios asegurados a tantos enfermos pobres en Siria, en especial a través del proyecto Hospitales Abiertos”.

A la comunidad internacional le pedía que no se olvidase de tantas necesidades de las víctimas de esta crisis, pero sobre todo que superarse “la lógica de los intereses y se pusiera al servicio de la paz poniendo fin a la guerra”. Y finalizaba: “Hagamos nuestra una vez más la oración: ‘Oh Señor, haz de mí un instrumento de tu paz… Donde hay tinieblas, que yo lleve la luz’. Ser instrumentos de paz y de luz es el deseo que tengo para cada uno de vosotros”.

 

escort corlu escort fethiye escort antalya escort kemer