OMPRESS-ROMA (4-12-18) Ayer, fiesta de San Francisco Javier, el Papa Francisco recibía en audiencia a los jóvenes jesuitas del Colegio Internacional del Gesù, que celebra 50 años. A los jóvenes jesuitas que se forman en Roma les ha hablado de la misión, del ponerse cara a cara con las situaciones de hoy, del cuidar el mundo que Dios ama y de no tener miedo a llorar.

El Papa les habló de tres verbos. El primero “fundarse”. Como decía San Francisco Javier: “os ruego que totalmente os fundéis en Dios en todas vuestras cosas”. Así “no hay adversidad ante la que no se esté preparado”. El segundo verbo del que les habló es “crecer”, que “significa luchar sin tregua contra cualquier mundanidad espiritual”, porque, para el Papa, “este es el peligro más fuerte en esta época: la mundanidad espiritual, que te lleva al clericalismo y a otras cosas”.

El tercer verbo, “madurar”, llevando fruto. “Aquí entra en juego la misión”, les decía el Papa Francisco, “el ponerse cara a cara con las situaciones de hoy, el cuidar el mundo que Dios ama”. Y más adelante les explicaba esta misión: “acariciando los miembros sufrientes de Cristo, aumenta la familiaridad con la Palabra encarnada. No os asusten los sufrimientos que veáis. Llevadlos ante el Crucificado. Se llevan allí y a la Eucaristía, donde se alcanza el amor paciente, que sabe abrazar a los crucificados de todas las épocas. Así madura también la paciencia, y la esperanza, porque son gemelas: crecen juntas. No tengáis miedo de llorar en contacto con situaciones duras: son gotas que riegan la vida, la vuelven dócil. Las lágrimas de compasión purifican el corazón y los afectos”.

El Papa aprovechó para recordar la figura del padre Arrupe, el padre general que fundó el Colegio, y les pidió que fueran libres: “La oración os será de gran ayuda, la oración que no hay que descuidar nunca”.

 

escort corlu escort fethiye escort antalya escort kemer