OMPRESS-ROMA (22-10-20) El Papa Francisco animaba ayer, en la habitual audiencia de la catequesis de los miércoles, a ser “valientes en anunciar el mensaje del Evangelio con palabras y ejemplo, en todos los entornos”, con motivo del octubre misionero, el mes dedicado a las misiones. En la catequesis de la audiencia general de ayer, el Papa Francisco concluía la reflexión que comenzaba el miércoles pasado sobre los salmos, insertada en el ciclo de catequesis sobre la oración de los últimos meses. Subrayaba que los salmos nos enseñan a invocar a Dios por nosotros mismos, pero también por nuestros hermanos y por el mundo. En línea con la expresión que el Papa hace con respecto a la oración, que es la primera obra misional.

Así, tras la catequesis dirigiéndose a los peregrinos de habla alemana les decía que “el mes misionero de octubre nos recuerda que en la oración debe siempre estar presente el mundo. La primera misión es la oración, nuestra relación con el Señor, que hace fecundo nuestro compromiso por el Evangelio y por la salvación de los hombres, especialmente de los pobres. Pidamos al Señor que seamos verdaderamente discípulos misioneros”.

“El mes de octubre, el mes misionero”, decía al concluir la audiencia, “representa una invitación urgente para que los cristianos se sientan responsables en la difusión del Reino de Dios: sean valientes en anunciar el mensaje del Evangelio con palabras y ejemplo, en todos los entornos. Finalmente, como de costumbre, pienso en los ancianos, los jóvenes, los enfermos y los recién casados. Sepan acoger incluso los momentos difíciles y tristes de la vida, uniéndose al sacrificio de la Cruz. Mediante la unión espiritual con Jesús y la oración a la Trinidad, seréis colaboradores en la misión evangelizadora de la Iglesia”.