OMPRESS-MOZAMBIQUE (6-09-19) El Papa Francisco hacía ayer una visita privada a la “Casa Mateus 25”, una institución de la Iglesia Católica dedicada a la población desfavorecida de Maputo, la capital de Mozambique, en la que colaboran varias congregaciones religiosas, bajo la coordinación de la Nunciatura Apostólica. Según Vatican News, de 70 a 120 personas son tratadas diariamente en este centro. Proporcionas comidas y servicios higiénicos y sanitarios a jóvenes y chicos de la calle de la capital. Inspirada en el texto evangélico de San Mateo, dedicado a la acogida de los pobres y extranjeros, son muchos los voluntarios que ayuda y cada tarde recorren las calles de Maputo para ofrecer comida y acogida a los más necesitados.

El Papa fue recibido a la entrada de la casa por el presidente mozambiqueño, Filipe Jacinto Nyusi. Junto a la capital el presidente ha inaugurado una placa conmemorativa de esta visita, mientras que el Papa ha donado a la cada una copia exacta en yeso esmaltado de la Virgen de las Lágrimas de Siracusa. Después se ha encontrado con tres religiosas y un sacerdote que forman parte del grupo que coordina esta iniciativa así como a jóvenes ayudados por la “Casa Mateus 25” y por otras instituciones que lo han acogido con sonrisas, música y danzas.

El segundo viaje de un Papa a Mozambique termina hoy con la Eucaristía que el Pontífice presidirá en el Estadio Nacional de Zimpeto, y que reunirá a unas 80.000 personas. Antes, la agenda del viaje incluye un encuentro en el hospital de Zimpeto con pacientes asistidos por la Comunidad de San Egidio, integrado en el programa DREAM para personas con sida. El cuarto viaje del Papa Francisco al continente africano se prolongará hasta el próximo martes, con su visita a Madagascar y Mauricio.