OMPRESS-ROMA (29-10-20) “Me uno al dolor de las familias de los jóvenes estudiantes brutalmente asesinados el sábado pasado en Kumba, en Camerún”, decía ayer el Papa Francisco al terminar la audiencia general del miércoles. “Siento un gran desconcierto por un acto tan cruel e insensato”, continuaba, “que ha arrebatado la vida de los pequeños inocentes mientras estaban en clase en el colegio. ¡Qué Dios ilumine los corazones, para que gestos similares no se repitan nunca más y para que las atormentadas regiones del noroeste y suroeste del país puedan finalmente encontrar la paz! Espero que las armas se callen y se pueda garantizar la seguridad de todos y el derecho de cada joven a la educación y al futuro. Expreso a las familias, a la ciudad de Kumba y a todo Camerún mi afecto e invoco el consuelo que solo Dios puede dar”.

El ataque tuvo lugar en Kumba, en la región suroeste, con ocho niños asesinados por disparos y ataques con machete. Otros doce resultaron heridos y fueron trasladados a hospitales locales. Según la Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios, a las 11:00h del sábado un grupo de nueve terroristas irrumpió en la Academia Bilingüe Internacional Madre Francisca, abriendo fuego contra los estudiantes de entre 9 y 12 años de un aula. Se trata de un acto más de crueldad en el conflicto de los últimos años entre grupos separatistas y el ejército en las dos regiones camerunesas del noroeste y el suroeste, donde vive la minoría de habla inglesa, una parte de la cual se considera marginada por la mayoría francófona del país. Los combates en estas zonas de Camerún, y las atrocidades y asesinatos de civiles perpetrados por ambos bando, según informan muchas ONG, han dejado más de 3.000 muertos y han obligado a más de 700.000 personas a huir de sus hogares.

El obispo de Kumba, Mons. Agapitus Nfon, expresaba su desolación: “¿Cuál fue su error? ¿Es porque querían estudiar? ¿Por cuánto tiempo las autoridades involucradas permanecerán de brazos cruzados? ¿Van a tener que morir más hijos nuestros antes de que se haga algo?”. Mañana viernes tendrá lugar una misa en la Catedral del Sagrado Corazón de Kumba por estas víctimas inocentes.