OMPRESS-ROMA (10-09-18) El Papa Francisco ha recibido este sábado en la Sala Clementina del Vaticano a los 74 obispos de territorios de misión, llegados de 34 países. Nombrados obispos recientemente, asisten, hasta el próximo 17 de septiembre, a un seminario de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos. En él se profundiza en la vida y el ministerio episcopal, con momentos de oración y debate.

Por eso ha sido muy oportuna la pregunta con la que el Papa se ha dirigido a ellos al comienzo de su intervención: “¿Quién es el obispo?”. Respondía con tres trazos esenciales: “es un hombre de oración, un hombre del anuncio y un hombre de comunión”. Les recordó, por tanto, en el primer puesto debe estar la oración: “A mí me gusta preguntar a cada obispo: ¿Cuántas horas rezas tú al día?”. Porque “la oración no es para el obispo devoción, sino necesidad; no una tarea entre tantas, sino un indispensable ministerio de intercesión: debe llevar cada día ante Dios a las personas y las situaciones”.

Y, de acuerdo al mandado misionero, debe ir y proclamar el evangelio. El obispo, decía el Papa Francisco, “lleva a su Señor adonde no es conocido, adonde es desfigurado y perseguido”. “Estáis llamados a ser memorias vivas del Señor, para recordar a la Iglesia que anunciar significa dar la vida, sin medias tintas, prontos también a aceptar el sacrificio total de sí mismos”.

Como hombres de comunión, los obispos no deben cansarse y ser “hombres pobres de bienes y ricos de relaciones, nunca duros y gruñones, sino afables, pacientes, sencillos y abiertos”.

El Papa Francisco terminó su intervención recordándoles que tuvieran muy en cuenta a las familias, los seminarios, a los jóvenes, a los pobres. Les deseó “la santa inquietud del Evangelio, la única inquietud que da paz”.

 

escort corlu escort fethiye escort antalya escort kemer