OMPRESS-RUMANÍA (29-05-19) Este próximo viernes comienza el viaje apostólico de tres días del Papa Francisco a Rumanía. Desde este país escribe el hermano marista Isaac Lara Alonso, valorando lo que significa este viaje:

“Rumanía se prepara para la visita del Papa Fancisco. Me sorprende y emociona que en un país de mayoría ortodoxa sean tan respetuosos y den tanta cobertura a esta visita en los diferentes medios. Desde que se confirmó la noticia no hay día que no salga por la televisión pública. La gente está encantada y se sienten orgullosos de que un Papa tan popular y carismático como Francisco venga a visitarlos. –¿Y a España todavía no ha ido?- lo he oído más de una vez estos últimos días.

Juan Pablo II visitó Rumanía en mayo de 1999 y justo 20 años después recibe a Francisco. La gente guarda un gran recuerdo de Juan Pablo II. Su venida fue un suceso sin precedentes en la historia social, política y religiosa de Rumanía. Por primera vez en la historia un Papa, Juan Pablo II, venía a un país ortodoxo con un mensaje claro para Rumanía: Unidad y Reconciliación. ‘Unitate! Unitate!’- dijo varias veces. (No olvidemos la situación social y política de Rumanía tras el comunismo y la división que causó en la Iglesia ortodoxa, católica y grecocatólica… Yo creo que todavía la herida sigue abierta…).

Juan Pablo II invitaba a dejar de lado viejas discordias y desavenencias del pasado y ser una Iglesia abierta a todos. Creo que ahora la venida del Papa Francisco, con ese estilo tan personal y carismático, viene muy bien a una sociedad que necesita alegría, esperanza y la buena noticia del amor misericordioso de Cristo que ama a cada uno, en especial a los más necesitados. Y aquí sigue habiendo muchos necesitados: niños, ancianos, mujeres… La gente necesita esperanza y personas que caminen a su lado. No en vano el lema de esta visita es ¡CAMINAMOS JUNTOS! Y caminamos juntos bajo la mirada y el manto protector de la Madre de Dios. Francisco viene a Rumanía a decirnos que caminemos juntos, que renunciemos al egoísmo que nos separa y nos encierra y luchemos por el bien común. El Papa Francisco viene a Rumanía para invitarnos a la Unidad, para fortalecernos en la fe y en la comunión con nuestros hermanos ortodoxos”.