OMPRESS-MADRID (20-11-18) En la mañana de hoy, Mons. Giampietro Dal Toso, presidente internacional de las Obras Misionales Pontificias, se ha dirigido a la Asamblea General de la Conferencia Episcopal Española. Invitado por los obispos españoles, su intervención ha tenido como tema central el Mes Misionero Extraordinario de Octubre 2109.

Dado que el Papa Francisco ha encomendado a las Obras Misionales Pontificias (OMP) de todo el mundo la preparación de este mes misionero, Mons. Dal Toso ha recordado a los prelados el carácter único de las mismas, la “red mundial al servicio del Papa para apoyar la misión y a las jóvenes Iglesias con la oración y la caridad”. Ha hecho un breve recorrido por su historia, explicando que “la labor más importante de las OMP es despertar la conciencia de la misión, que –siguiendo las enseñanzas de los Papas y del Concilio– es tarea de todo el Pueblo de Dios. Las OMP tienen el mandato especial de mantener vivo este espíritu, y a este objetivo tiende, en último análisis, la celebración del Octubre Misionero 2019”.

Son campos específicos de la labor de las OMP, explicaba Mons. Dal Toso, el mantener vivo el espíritu misionero en la Iglesia a través de la animación y la formación misionera; fomentar la oración por las misiones; cultivar la formación misionera; y recoger las ofrendas a favor de las misiones.

“Un valor importante de las OMP es que a este Fondo contribuyen también las diócesis de los países más pobres. Convirtiéndose en el único ejemplo institucionalmente constituido en la Iglesia católica en el que todos ofrecen algo, y lo que se ofrece se da a los más necesitados”, explicaba. Apuntaba además que “en la actualidad son casi las únicas que apoyan proyectos pastorales para mantener la vida de una diócesis en los territorios de misión”. Esto lleva, añadía Mons. Dal Toso, a dedicar una atención especial a los formadores a todos los niveles: “Esto cada año comporta un gasto de unos 9 millones de euros, e implica a más de 500 personas, entre sacerdotes y religiosas”.

Aunque en 2018, las Obras han dado ayudas por valor de unos 130 millones de dólares, es poco para ayudar a un tercio de las diócesis del mundo. Mons. Dal Toso señalaba que “dada la escasez de fondos, se ha pedido a las diócesis de los territorios de misión que renuncien, si es posible, a la ayuda ordinaria que reciben. Algunas de estas diócesis lo han hecho, y es un signo de responsabilidad”.

La iniciativa del Octubre Misionero 2019 del Papa Francisco, explicaba el presidente de las OMP, surge de una pregunta: “¿cómo injertar la dimensión misionera en la pastoral ordinaria, que es también el gran objetivo de la Evangelii gaudium?”. El mes se celebra en el centenario de la Carta Maximum illud de Benedicto XV. “Para la historia de la misión”, explicaba Mons. Dal Toso, “este documento señala una línea decisiva, al menos por dos motivos: ha separado la actividad evangelizadora, renovándola evangélicamente, de la obra de colonización, y ha insistido en la creación de un clero y de una jerarquía autóctonas en las tierras de misión”.

En varias ocasiones el Papa ha subrayado que la actividad misionera es paradigmática para todas las actividades de la Iglesia y, el mes de octubre de 2019 se inscribe en esta perspectiva, de ahí que el Santo Padre insista en la relación entre missio ad gentes e impulso misionero de la pastoral, “con el fin de despertar aún más la conciencia misionera de la missio ad gentes y de retomar con un nuevo impulso la transformación misionera de la vida y de la pastoral”.

Bajo esta perspectiva, explicaba Mons. Dal Toso, “la sensibilización misionera no es una cosa aparte respecto a la pastoral, sino que, de alguna manera, es su cumbre. Es decir, el mes misionero puede ayudar a la pastoral ordinaria a encontrar más fuerza, porque la lleva más allá”. Por eso, “el Octubre Misionero puede transformarse en una oportunidad pastoral para volver a descubrir la belleza de la fe y hacer de nosotros sus anunciadores”.

“Bautizados y enviados. La Iglesia de Cristo en misión en el mundo”, es el lema escogido por el Papa Francisco, porque “encierra en sí los elementos esenciales que hay que tener en cuenta en la programación y vivencia de tal iniciativa”. Bautizados y enviados, porque “la Iglesia no hace proselitismo: la Iglesia no tiene una ideología propia, no tiene un producto que proponer, sino que anuncia un misterio, el de Cristo”. Y, en misión al mundo, porque hay que mirarlo con simpatía, “para hacerlo partícipe de la misericordia del Padre, para que el mundo se transforme gracias al encuentro personal de los hombres con Cristo. En este sentido, quizás tenemos que renovar la convicción de que el Evangelio es la respuesta a las heridas que el hombre lleva en sí con motivo del pecado original”.

Habló también de la guía que se ha preparado en Roma con material bíblico-litúrgico, hagiográfico y teológico, que ofrece además ideas para celebrar el mes extraordinario.

El presidente de las Obras Misionales terminó resaltando la coincidencia del mes misionero con el sínodo para la Amazonia, que “ayudará a dar visibilidad a la dimensión misionera de nuestra preocupación por la región amazónica”.

 

escort corlu escort fethiye escort antalya escort kemer