OMPRESS-ZARAGOZA (25-04-18) Del 3 al 13 de mayo tendrá lugar en Zaragoza en la delegación episcopal de misiones de Zaragoza el Rastrillo Misionero Diocesano, que este año llega a su 18 edición y que espera renovar el éxito de las anteriores. Organizado en la Puerta del Carmen, en el edificio de las Madres Carmelitas, en el Paseo de María Agustín, su finalidad no es otra que la de recaudar fondos para los micro-proyectos que presentan los misioneros diocesanos de Zaragoza.

Se trata de pequeñas ayudas económicas a nivel pastoral, social y educativo. En ocasiones se cubren necesidades básicas, como es el caso de comedores asistenciales para infancia y ancianos.

En la actualidad, son 213 los misioneros zaragozanos que se encuentran trabajando en África (39), Asia (11), Europa (22) y América (141), entre sacerdotes (20), laicos (17) y religiosos y religiosas (176) y las peticiones que se han atendido a lo largo de todo este tiempo son muy variadas: materiales para formación pastoral, centros de atención a la mujer, dispensarios, comedores infantiles y de ancianos, equipamientos básicos para orfanatos y centros asistenciales, e incluso apoyo a proyectos agrícolas.

Desde la delegación de misiones de Zaragoza agradecen “la colaboración y participación de todos los que se implican directa o indirectamente en que el Rastrillo Misionero Diocesano tenga ya una andadura de dieciocho años; y cada primavera abra de nuevo sus puertas con ilusión renovada”.