OMPRESS-FILIPINAS (26-11-18) En Palawan, la isla filipina que, como una lanza apunta hacia Malasia, en el extremo suroccidental del archipiélago filipino, está el Vicariato Apostólico de Puerto Princesa. Encomendado a los agustinos recoletos, el Vicariato, gracias a la ayuda de los pobladores indígenas, ha logrado plantar 2.000 árboles en dos áreas de Brooke’s Point, una población de la isla. La actividad de plantación se desarrolló los pasados días 19 y 20 de noviembre. La zona es un Paraje Protegido.

Mons. Sócrates Mesiona, obispo del vicariato, dirigió la actividad de plantación: “Esta es la respuesta de nuestra Iglesia local a la encíclica Laudato Si del Papa Francisco. Todos estamos llamados a llevar a cabo la parte que nos corresponde en el cuidado de nuestra casa común”, señaló el prelado. El obispo está convencido de que con la ayuda de las comunidades locales se puede alcanzar el objetivo de los 10.000 árboles, según informaba la Conferencia Episcopal Filipina.

Las zonas de plantación están a más de 700 metros sobre el nivel del mar, lo que requiere más de una hora de caminata por la selva. Lanzada en agosto de este año, la plantación continuará durante todo el año hasta que se alcance el objetivo.

Como explicaba Mons. Mesiona, el proyecto va más allá de lo ambiental. Se trata de cuidar un medio de vida. Cada indígena recibe 10 pesos filipinos por cada árbol endémico que planta. Antes de la actividad de plantación de árboles, el Centro de Acción Social del Vicariato, en asociación con organizaciones de la sociedad civil, llevó a cabo un foro de ecología, en la Universidad Holy Trinity, con la participación de más 150 personas. Mons. Mesiona se hizo eco en este foro de los puntos más importantes de la encíclica del Papa Francisco.

 

escort corlu escort fethiye escort antalya escort kemer