OMPRESS-TARAZONA (17-04-18) Son ya 9 los Encuentros Misioneros de Niños que se llevan realizando en la diócesis de Tarazona, cada año en un arciprestazgo distinto. Este año correspondió a la misma cabeza de la diócesis, el arciprestazgo de Tarazona, con la asistencia de 265 niños, además de catequistas, profesores, padres y abuelos que participaron y disfrutaron viendo felices a los niños.

Se trata de una actividad esperada y valorada en la diócesis en la que se busca, por medio de actividades atractivas para los chicos, inculcar el espíritu misionero, potenciando los valores humano-cristianos que llevan a un compromiso de entrega a los demás.

Comenzó la mañana en el Colegio del Pilar, con la acogida de los grupos, y la entrega de los pañuelos de los colores de los continentes, colores que identificaban a cada arciprestazgo. Se pasó a la capilla del colegio para comenzar el día con la oración. El obispo de Tarazona, Mons. Hernández Sola, saludó y acogió a los chicos. A continuación, en el salón de actos, tuvo lugar la representación teatral, magníficamente interpretada. Fue un éxito para niños y mayores, y dio lugar a una gran participación.

Por grupos, se subió al Seminario, donde tuvo lugar la comida. Por la tarde, tuvo lugar el Juego de la gymkhana, muy bien preparado por un equipo de religiosas, jóvenes y seminaristas y ya, sobre las 4 de la tarde, la despedida con la presentación de los grupos de todos los pueblos, con pancartas, canciones y bailes animadísimos. El señor Vicario y Arcipreste de Tarazona, D. Javier Bernal, presidió la celebración del envío misionero, con la entrega a cada chico de un pergamino con el Decálogo del Niño Misionero. La frugal merienda fue el punto final, antes de marchar para anunciar que “el Evangelio es alegría y nos hace felices seguir a Jesús”, uno de los lemas del día.