OMPRESS-BILBAO (4-07-19) Este pasado domingo tenía lugar, en Durango, Vizcaya, la celebración de envío a Ecuador de Iraide Donaire Hidalgo. Se incorporará al equipo misionero de los capuchinos en el vicariato Apostólico de Aguarico en la Amazonía ecuatoriana, uno de los ocho territorios de misión en este país. Su familia, sus amigas y amigos, personas muy cercanas en su proceso de discernimiento y el equipo de la delegación de Misiones, celebraron el envío de Iraide a la Misión en un ambiente muy cercano, profundo y emotivo.

Iraide va enviada por Misiones Diocesanas Vascas y permanecerá allí por un periodo de dos años, “en los que vivirá con las compañeras y compañeros de Mons. Alejandro Labaka e Inés Arango, quienes dieron su vida por defender a los más pobres, por defender la tierra en esa zona de Ecuador”, explicaba la delegada de Misiones de Bilbao, Feli Martín, en la celebración de “envío misionero” de Iraide.

Iraide trabajará junto a las comunidades de base, en la defensa de los derechos humanos, con los proyectos de desarrollo, en la tarea con las mujeres, desde las formas concretas en las que en este momento de la historia se vive y se hace Iglesia allí. Antes de partir Iraide expresaba su agradecimiento “por compartir la vida con los que me he encontrado porque siempre aprendo algo. Las personas nos iluminan, somos luz para las personas”. Allí, comenzará su camino en Quito participando en una marcha que se organiza cada año desde Quito hasta Coca, unos 300 Km, para recordar a los misioneros Alejandro e Inés.

Iraide realizó el curso Norte-Sur hace cuatro años, posteriormente participó en la Misión de Riobamba y, a partir de aquella experiencia, ha apoyado algunos proyectos en Ricarte; Los Ríos, en Penipe; Chimborazo, Pedernales-Manabí, todos ellos en Ecuador. Ha participado en el movimiento eskaut como monitora y actualmente sigue comprometida con su unidad pastoral de Durango.

Se siente feliz de poder dar este paso. Sabe que el equipo misionero de los capuchinos en Coca, -Vicariato apostólico de Aguarico- la está esperando. “Estoy muy contenta, tengo ganas de llegar, de conocer la realidad, de empezar la tarea. Estoy ilusionada”, decía en el aeropuerto, rodeada de su familia y del equipo de la delegación de Misiones.

En la celebración se realizó también el envío de Nuria Romero. Nuria es de Durango y ha realizado el curso Norte Sur en Vitoria. Este verano va a ir a Quillabamba en Perú. La tarea a realizar será el apoyo y formación a monitores de grupos de jóvenes.