OMPRESS-INDIA (18-06-20) Los grupos nacionalistas hindúes acusan a los cristianos de realizar conversiones “forzadas” durante la cuarentena, una reacción a la labor de ayuda a los desfavorecidos en la que se ha volcado la Iglesia en este periodo. Es lo que hacían los dirigentes del partido nacionalista Vharwa Vishwa Hindu Parishad (VHP) del estado indio de Jharkhand, con más de 31 millones de habitantes. Las conversiones llevadas a cabo por misioneros cristianos supuestamente han aumentado durante el estado de pandemia, porque según afirman las iglesias cristianas están involucradas en las conversiones forzadas de los pueblos indígenas locales. Y acusó al gobierno de Jharkhand de no aplicar la ley contra la conversión aprobada en 2017.

Son nueve los estados indios que, empujados por partidos nacionalistas hindúes, han aprobado leyes contra la conversión. El último fue el estado de Uttarakhand en 2018. El resto son Arunachal Pradesh, Odisha, Madhya Pradesh, Chhattisgarh, Gujarat, Himachal Prades, Tamil Nadu y el mismo Jharkhand, donde hay un millón y medio cristianos.

Según recoge Misiones Extranjeras de París, Ratan Tirkey, miembro del Comité Asesor Indígena de Jharkhand, pidió al VHP que se involucrara más en las zonas del campo frente a la crisis: “Este no es el momento de lanzar tales acusaciones, especialmente contra grupos que son libres de servir a los pobres”. El padre Anand David Xalxo, sacerdote de la archidiócesis de Ranchi, la capital del estado, y miembro del grupo étnico oraon, señalaba que “la Iglesia siempre ha estado al servicio de los pobres y más desfavorecidos, y ha intensificado sus acciones en la lucha contra la pandemia mundial. A algunas personas no les ha gustado nuestro trabajo con los pobres y nos han acusado de conversiones forzadas”. Y denunciaba que “el grupo que nos acusa no tiene evidencias. Como no pudieron ayudar a los más pobres en este momento de crisis, se sintieron ofendidos cuando vieron a la Iglesia totalmente comprometida en el terreno”. La Iglesia católica jamás estará de acuerdo con que alguien sea forzado a convertirse, señalaba, por eso, “en lugar de hacer acusaciones falsas, deberían ayudar en el terreno”.

La ley contra la conversión aprobada en 2017 en Jharkhand condena las conversiones forzadas con una multa de 50.000 rupias (582 euros) y sentencias de hasta tres años de prisión. De acuerdo con la ley, si una persona desea convertirse, debe informar a las autoridades de su distrito y especificar los motivos y el lugar de la conversión, de lo contrario será procesado. También se prevén sanciones más severas para las conversiones de menores, mujeres, miembros de minorías indígenas o castas inferiores. Los nacionalistas hindúes a menudo acusan a los cristianos de “tácticas furtivas” para lograr sus fines, y organizan regularmente redadas contra las aldeas para montar ceremonias de “reconversión”.