OMPRESS-MADRID (7-12-17) “La hora feliz”, programa infantil de Radio María, junto a “Pequealfa”, la sección para niños del semanario Alfa y Omega, se han lanzado a encender la luz de la Navidad en las calles de Manila. Sólo hay que enviar una carta o un dibujo a la redacción de Alfa y Omega o a la sede de Radio María, deseando con cariño unas Felices Fiestas. Y es que en la capital de Filipinas, explican, hay muchísimos niños que viven en la calle. Algunos han sido abandonados por sus familias o han huido de sus casas por los malos tratos.

Un ejemplo que presentan es el de Juan Pablo. Tiene 10 años y su madre y abuela murieron. La familia tuvo que vender la casa para salir adelante. Vive en la calle y cada día va a los basureros a encontrar plástico, metales y cualquier cosa que pueda vender para seguir viviendo. Aún así no consigue lo necesario para vivir y le preocupa no tener una buena educación al no poder ir al colegio.

Sin embargo, gracias al sacerdote y misionero francés Matthieu Dauchez y su Fundación Anak-Tnk, existen en Manila hogares residenciales y centros donde viven o reciben educación y atención más de 1.300 de estos niños. Allí encuentran un hogar y son felices porque, como dice el padre Matthieu, “están unidos a Jesús que es la fuente de la alegría”. Javier Pascual, presidente de la Fundación en España, afirma que “estos niños han vivido lo peor que podemos imaginar y desde una edad muy temprana, ya que han sido sus mismos padres los que les han rechazado o han abusado de ellos. Pero a la vez se ven historias verdaderamente sorprendentes de perdón y alegría auténtica, lo que hace que el padre Matthieu diga que estos niños son maestros”.

En esos hogares, los niños viven en una gran familia. El padre Matthieu, el sacerdote que dirige la fundación, es como un padre para ellos, y además están los educadores, y muchos hermanos y hermanas. Tienen comida, ropa, van al colegio…

Javier cuenta que, aunque estos niños quieren mucho a Jesús, en Navidad lo pasan mal porque “como no pueden estar con su familia se vuelven a sentir abandonados. Esos días intentamos prestarles más atención”. Los educadores reparten dulces a los niños que siguen en la calle. El 25 de diciembre, “el padre Matthieu y todos los voluntarios visitan todos los centros y dan a cada niño su regalo. Es impresionante cómo lo agradecen”.

El Papa Francisco visitó por sorpresa uno de estos hogares en su visita a Filipinas en 2015. Los niños le habían escrito cartas pidiéndole que fuera a verles. Ahora, desde España, y a través de Radio María y Alfa y Omega, “queremos darles otra sorpresa y que sepan que les conocemos y apoyamos”. Para ello, quieren enviarles las cartas y dibujos de Navidad que lleguen hasta el 20 de diciembre. Las direcciones y correos electrónicos:

La hora feliz, Paseo Lanceros nº 2, planta 1ª, 28024, Madrid, lahorafeliz@radiomaria.es

Pequealfa, c/ Pasa, 3- 28005 – Madrid, pequealfa@alfayomega.es