116 Trabajadores y voluntarios de Obras Misionales Pontificias (OMP) se dan cita desde esta mañana en Madrid, por 17º año consecutivo. Este año, el tema de este encuentro es “Iglesia local, nacida de la Misión”. Durante dos días, podrán analizar los frutos el Mes Misionero Extraordinario, celebrado en todo el mundo el pasado mes de octubre. Monseñor José Cobo, obispo auxiliar de la archidiócesis de Madrid, ha animado a los asistentes a impregnar de sabor misionero a toda la diócesis, en la conferencia inaugural.

“Cuando hablamos de misiones, pensamos muchas veces en una imagen antigua, de la colonización de América”, ha afirmado monseñor Cobo al inicio de su intervención inaugural. Sin embargo, la sociedad ha cambiado mucho, y este modelo no tiene sentido en un mundo globalizado, donde la presencia de Dios es ignorada. Según ha explicado, esto no puede llevarnos al pesimismo. “Estamos en una gran oportunidad para la Iglesia”.

“¿Cómo hacer visible a Dios en un mundo que vive de espaldas a Él?”, se ha preguntado. Ante todo, monseñor Cobo ha indicado que la Iglesia es una sola barca, que debe ir en una sola dirección, adonde Cristo indique, cada uno con su carisma pero en comunión. Para ello, ha indicado varios enfoques que el Papa Francisco ofrece, que se pueden sintetizar en que Dios es el autor de la misión, y nosotros tenemos que estar a la escucha para ir a donde él nos llama a descubrírselo a los hombres. Por ello, según ha explicado, es muy importante escuchar primero a Cristo.

Monseñor José Cobo ha defendido el concepto del Papa de “Iglesia en salida”, que más allá de todas las repeticiones que hacemos del mismo a modo de slogan, tiene un profundo sentido. El obispo ha defendido que la Iglesia está llamada a salir de sí misma, a replantearse toda su acción a la luz de la misión. Y para ello, las Iglesias locales tienen que mirarse en el espejo de la misión ad gentes. Además de reconocer que la misión ad gentes precede todas las diócesis; y que es responsabilidad de todas las Iglesias particulares, ha afirmado, en línea con el Papa, que hay que renovar todas las iniciativas pastorales de las diócesis a la luz de la misión.

“La misión es la luz larga de las diócesis”, ha afirmado. Monseñor José Cobo ha explicado que la misión amplia las miras de la diócesis, y a su vez ilumina la pastoral ordinaria. Por ello ha animado a los trabajadores de Obras Misionales Pontificias de todas España a impregnar de sabor misionero todas las acciones de la diócesis. “Estamos llamados a hacer una pastoral que sepa a misión”. Para ello, ha ofrecido unas pistas por las que poder ir trabajando, en especial al servicio de los que sufren, siempre con la esperanza de que Dios actúa en la sencillez.

 

Dos días, para compartir

El encuentro de empleados y voluntarios de Obras Misionales Pontificias es un evento que se convoca anualmente desde hace 17 años. A través de un ambiente de familia y oración, los asistentes reflexionan cada año de un tema y comparten inquietudes comunes. En título de este año es “La Iglesia local, nacida de la misión”, y tendrá mucho protagonismo la reflexión sobre el pasado Mes Misionero Extraordinario del pasado mes de octubre de 2019. Monseñor Francisco Pérez, obispo de Pamplona y Tudela y presidente de la Conferencia Episcopal de Misiones (CEE), y José María Calderón, director nacional de Obras Misionales Pontificias (OMP) han inaugurado el encuentro, y han agradecido a los trabajadores su entrega diaria, sin la que sería imposible contagiar todas las diócesis de pasión misionera.

Para ver el programa del encuentro: https://www.omp.es/wp-content/uploads/2020/02/Programa-encuentro.pdf