Este domingo 22 de abril, la Iglesia y los católicos españoles celebran dos jornadas vocacionales, la Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones y la Jornada de Vocaciones Nativas. Esta última es una cita misionera promovida por las Obras Misionales Pontificias, que piden el apoyo de todos los fieles a las vocaciones en los territorios de misión.

Es responsabilidad de las Obras Misionales el sostenimiento y respaldo a toda vocación en el 37% de la Iglesia universal, esos territorios de misión. Al igual que con el DOMUND se busca dotar de recursos económicos y evangelizadores a esta Iglesia misionera, con la campaña de Vocaciones Nativas se busca que el 21,56% de los católicos, que viven en ella, tengan sacerdotes y religiosas y religiosos, y que estos tengan una formación a la altura de su misión. Sí, porque en las tierras de esta “Iglesia misionera” vive casi el 47% de la humanidad, la mitad de la misión de la Iglesia.

Para cumplir esta responsabilidad, las OMP han solicitado desde hace 70 años – desde 1948 – su ayuda a los fieles españoles. La Obra de San Pedro Apóstol – una de las cuatro Obras y bajo la que se impulsa la jornada – “pone a disposición” de la Santa Sede todo lo recaudado. Es el Fondo Universal de Solidaridad – el año pasado este fondo envió 18.522.039,10 de euros a cientos de seminarios –, en el que participan todos los católicos del mundo. Un fondo al que los católicos españoles aportaron el año pasado 1.656.519,78 euros, el 8,94%.

Desde las Obras Misionales Pontificias agradecen cada euro y cada céntimo, porque el Fondo Universal no es otra cosa que dividir lo que se recibe entre los 76.917 seminaristas del mundo y sus 798 seminarios. Como haría una familia. Cuanto más hay, a más se toca.

escort corlu escort fethiye escort antalya escort kemer