OMPRESS-MADRID (14-09-18) TRECE estrena mañana, sábado 15 de septiembre, a las 11,40 horas, después de la Misa, una nueva temporada de “Misioneros por el mundo”; la tercera en la que Obras Misionales Pontificias (OMP) colabora en la producción del programa. El programa podrá verse en redifusión el martes a las 11,40 hs.

El subdirector de OMP, José María Calderón, ha dicho que “TRECE TV está dando la posibilidad de hacer público el trabajo silencioso y escondido de muchos hombres y mujeres que están entregando la vida por Jesucristo, por el Evangelio, y por los hombres; por aquellos que están en países donde Cristo no es conocido ni amado”. Calderón subrayó la gratitud de OMP “a TRECE TV, por hablar de nuestros misioneros”.

En el estreno de esta nueva temporada, el subdirector de OMP ha recordado a Anastasio Gil, director de la institución hasta su fallecimiento el pasado 7 de septiembre, y gran impulsor de la colaboración con TRECE, para que el trabajo de los misioneros españoles fuera conocido. Calderón ha dicho que, de alguna manera, “esta temporada de Misioneros por el Mundo es un pequeño homenaje que podemos hacer desde Obras Misionales Pontificias y desde toda España, no sólo a nuestros misioneros, sino a quien ha sido el director de todos ellos durante los últimos 18 años”.

El primer programa nos llevará mañana, sábado 15, hasta Filipinas, donde conoceremos a tres misioneros españoles: Ana Palma, de los Servidores del Evangelio; Ángeles Guerra, de las Siervas de María; y Julio Cuesta, sacerdote orionista.

Ana Palma es una misionera madrileña que se encuentra en Malasiqui (provincia de Pangasinan), una zona rural donde se cultiva el maíz y el arroz, y donde la misionera trabaja con los niños y las familias de los barrios pobres.

En Filipinas conoceremos también de Mª de los Ángeles Guerra Martín, una misionera nacida en Talavera de la Reina (Toledo), perteneciente a las Congregación de las Siervas de María, una congregación española fundada por Soledad Torres Acosta para el cuidado de los enfermos, que desde Madrid ha abierto su corazón a la misión universal.

Finalmente, el misionero orionista Julio Cuesta, nacido en Villalbilla de Villadiego (Burgos), responsable del “Cottolengo filipino”, cerca de Manila, desde nos contará su preciosa labor con los niños abandonados. El misionero llegó a Filipinas hace casi 14 años, un tiempo que ha sido, como él dice, “una fuente de gran alegría”.