OMPRESS-MADRID (3-06-19) Ayer por la tarde tenían lugar en la localidad gerundense de Sant Hilari Sacalm, las exequias del misionero Carles Giol i Bayona, que pasó 25 años en Ruanda y, después dedicó muchos años más a la animación misionera como director diocesano de las Obras Misionales Pontificias en la diócesis de Vic. Las exequias fueron presididas por el obispo de la diócesis, Mons. Romà Casanova. Tras el fallecimiento este sábado 1 de junio, en un comunicado, el obispo se unía en oración, espíritu y fraternidad con todos los sacerdotes de la diócesis y sus familiares, amigos y feligreses.

Carles Giol nació en Centelles el día 11 de mayo de 1931 y fue ordenado sacerdote el 1 de marzo de 1958. Fue vicario de Santa María de Seva, nombrado en 1958, y de San Juan de las Abadesas, en 1960. En octubre de 1961 partió como misionero a Ruanda. Volvió al obispado de Vic en 1982 y fue rector de Sant Genís de Taradell y capellán del hospital de la Santa Cruz de Vic. Desde 1983 y hasta el año 1990 fue de nuevo misionero en Ruanda, hasta que regresó a la diócesis en 1991, ejerciendo como rector de las parroquias de San Mauro. En octubre de 1992 fue nombrado rector de San Esteban de Granollers de la Plana y vicario de Santa María de Manlleu. También fue Delegado diocesano de Misiones y Cooperación entre las Iglesias, de 1991 a 2012; y arcipreste de Guilleries-Congost de enero de 1999 hasta marzo de 2000. Había sido miembro del Consejo Presbiteral, en representación de los sacerdotes que trabajaban pastoralmente en Misiones (períodos 1992 a 1999, 2004-2009 y 2009-2014). Actualmente, ejercía su ministerio en la parroquia de Sant Hilari Sacalm, de donde fue nombrado rector en septiembre de 1995. Ha muerto en Vic el día 1 de junio de 2019, a los 88 años de edad y 61 de ministerio sacerdotal.