OMPRESS-GUATEMALA (27-11-18) Este noviembre, los días 16, 17 y 18, la Iglesia guatemalteca celebró, en vivieron en la ciudad de Huehuetenango el V Congreso Misionero de Guatemala, en el que han estado presentes obispos, delegaciones de sacerdotes, religiosas y religiosos al igual que laicos provenientes de todas las diócesis y vicariatos del país.

El Congreso, según explican desde Guatemala, estuvo marcado por la alegría, la fiesta, la oración, el agradecimiento a Dios y el compromiso humano y cristiano, con nada menos que mil participantes.

El congreso tuvo como objetivo: “Celebrar y fortalecer los procesos pastorales misioneros en las Iglesias particulares en Guatemala, desde la conversión personal y eclesial a Jesucristo para que las parroquias sean Comunidad de comunidades misericordiosas al servicio del Reino”.

La Iglesia cuenta con agentes de pastoral, y con laicos de gran compromiso evangélico, quienes en nombre de sus diócesis, vicariatos y parroquias, participaron asumiendo tanto los desafíos que el Congreso presentaba, como la Misión en la realidad de las tierras guatemaltecas.

Monseñor Alvaro Ramazzini, obispo anfitrión dio una calurosa bienvenida a las delegaciones convocadas y fue quien anunció al final del Congreso que el Siguiente Congreso Misionero, el numero VI, tendrá lugar en Zacapa y Esquipulas, haciendo entrega de la cruz misionera a Monseñor Ángel Recinos y a la delegación de su diócesis, Zacapa y Santo Cristo de Esquipulas.

Monseñor Gonzalo de Villa dio un mensaje de apertura en nombre de la Conferencia Episcopal, recordando desde la experiencia del profeta Isaías, el llamado y el envío que Dios da. Al final del mismo presidió la misa de clausura que fue concelebrada por todos los obispos guatemaltecos, presentes durante todo el Congreso, así como por un numeroso grupo de sacerdotes asistentes.

Monseñor Julio Cabrera, que preside la Comisión de misiones, desde lo que el documento de Aparecida propuso en Latinoamérica y el continente americano, dijo en su mensaje que: también los mártires guatemaltecos son misioneros y están presentes, tanto los mártires ya beatificados como los mártires de los que avanzan las causas de beatificación y canonización entre ellos el Hermano de la Salle, Santiago Miller, de quien el Papa Francisco autorizó recientemente el decreto de beatificación y que fue martirizado una mañana del 13 de febrero de 1982, mientras reparaba una pared del Colegio del que era educador.

Las Instalaciones del colegio la Salle de Huehuetenango, que fueron testigos del martirio del Hermano Miller, se convirtieron en la sede del V Congreso Misionero de Guatemala.

 

escort corlu escort fethiye escort antalya escort kemer