OMPRESS-BOLIVIA (25-03-21) “Un abnegado pastor al servicio del pueblo boliviano”, así ha recordado la Iglesia boliviana a Mons. Jesús Pérez Rodríguez, O.F.M., Arzobispo Emérito de la Arquidiócesis de Sucre, fallecido la mañana de este pasado martes, 23 de marzo.

Nació un 19 de junio de 1936, fiesta del Sagrado Corazón de Jesús, en la Isla Gran Canaria. Llegó a Bolivia el año 1960, a la comunidad del Convento franciscano de Santa Ana de la Recoleta, siguiendo la estela de tantos y tantos franciscanos nacidos en Bolivia o llegados de lejanas tierras que vivieron en este convento del siglo XVII. Ordenado sacerdote en Sucre el 29 de junio de 1962 por el cardenal José Clemente Maurer, en 1985 sería sucesor del mismo al ser nombrado Arzobispo de Sucre por el Papa Juan Pablo II, después de diversas tareas pastorales, entre ellas haber sido párroco varios años de la Parroquia de San Francisco. Los últimos años de su vida, que siguió dedicándolos a la labor pastoral, han transcurrido en el mismo Convento de Santa Ana de la Recoleta.

Un programa de la Conferencia Episcopal Boliviana entrevistó a Mons. Jesús Pérez, y el mismo hablaba en él de su vocación, nacida en una familia profundamente cristiana, y de cómo fue enviado a Bolivia. Explicaba que ser obispo – y él lo fue durante 23 años – significaba para él nunca decir no “a las necesidades, a los problemas, sobre todo de los más afligidos, de los más marginados, de los más pobres”.