OMPRESS-TOLEDO (10-11-20) Dedicó nada menos que 67 años de su vida a la misión, cuarenta de ellos en Ecuador, donde llevó a cabo abundantes proyectos sociales y pastorales, siendo sacerdote Fidei Donum, de la Obra de Cooperación Sacerdotal Hispanoamericana. Fallecía este domingo 8 de noviembre, a los 90 años. La delegación de misiones de Toledo reconocía el testimonio de este gran sacerdote y misionero.

“Mariano Merchán, ‘y Serrano por mi madre’, solía añadir, ha sido un testimonio vivo de entrega misionera, porque en la misión ha forjado toda su vida de servicio al Evangelio y del encuentro con todos los hermanos, siendo un verdadero forjador de fraternidad misionera. Han sido 90 años de vida, en los que 67 los ha vivido con entrega sacerdotal y misionera.

De su trayectoria sacerdotal nada se podría entender sin los cuarenta años de servicio misionero en Ecuador, donde por siempre quedó ligado y comprometido; allí desarrolló abundantes proyectos sociales y pastorales, en los que contó con la complicidad de instituciones públicas y privadas de Castilla – La Mancha, que vieron en él una persona entregada sin medida a su pueblo, porque con el pueblo de Ecuador vivió, lloró y sonrió”.

“Humilde en su vida”, añaden, “como también en su fallecimiento, acogido siempre en el Señor, presentaba un espíritu y mirada crítica. No se conformaba Mariano Merchán, con lo que veía, tampoco con las estructuras cerradas, porque siempre ha estado empujado por el Espíritu Santo, mostrando siempre una gran fidelidad a la Iglesia”.