OMPRESS-PERÚ (27-03-19) Ayer martes 26 de marzo fallecía, a los 86 años de edad, en la ciudad de Abancay, el que fuera el tercer obispo de esta diócesis peruana, Mons. Isidro Sala Ribera. Según informan desde la Conferencia Episcopal Peruana, el cuerpo de Mons. Sala será velado en la Catedral de Abancay, y la Misa de Exequias tendrá lugar mañana jueves, presidida por Mons. Gilberto Gómez González, actual Obispo de Abancay. Será enterrado en el Mausoleo de la misma catedral.

Mons. Sala nació en Bergús, diócesis de Solsona, el 3 de marzo de 1933. Fue ordenado sacerdote el 20 de julio de 1958. En 1969 partió como misionero a la diócesis de Abancay, a la que dedicaría su vida. Su primer destino fue ser vicario parroquial de Chalhuanca, desempeñando a la vez el cargo de director de misiones populares, lo que le ayudó a recorrer toda la diócesis. Pronto consiguió dominar el idioma quechua. Fue consagrado obispo el 14 de diciembre de 1986, como auxiliar de la diócesis, hasta que el 1 de diciembre de 1992 tomó posesión como obispo de Abancay.

Destacó por el fomento de la vida religiosa en Abancay. Como párroco de San Jerónimo, desde 1975, ayudó a la fundación del monasterio de Carmelitas Descalzas en la localidad. Más tarde, como obispo, acogió a las Madres Canonesas de la Cruz para la parroquia de Uripa y a las Hijas de Nuestra Señora de la Misericordia para Ocobamba. También favoreció que se establecieran las Misioneras Hijas del Corazón de María y las Adoratrices de Badajoz.

En 1998 organizó el Congreso Eucarístico Mariano para celebrar el IV centenario de la llegada de la imagen de Nuestra Señora de Cocharcas, la “Mamacha Cocharcas”, tan venerada en el Apurímac y en todo Perú.

El día 16 de marzo del 2002 consagró obispo a quien sería su sucesor y actual obispo de Abancay, Mons. Gilberto Gómez, nacido en Albeos, en la diócesis española de Tui-Vigo, que le ayudó como obispo auxiliar hasta su retiro en el 2009.