OMPRESS-ANGOLA (13-05-19) El viernes de la semana pasada, 7 de mayo, fallecía en Angola el misionero salesiano Filiberto Rodríguez Martín. Tenía 76 años, llevaba 59 como religioso, desde su profesión, y 49 años de sacerdocio.

El P. Luis Víctor Sequeira Gutiérrez, Superior de la Visitaduría comunicó: “En la alegría de los ángeles que reciben al padre Filiberto Rodríguez Martín, vengo a comunicarles su Pascua, hoy a las 11:05 de la mañana, después de haber concluido el rezo del Santo Rosario acompañado de los salesianos, su sobrina y su hermano Honorio. Dale descanso eterno, Señor”.

Nacido el 8 noviembre de 1942 en Valsalabroso, provincia de Salamanca, hizo su primera profesión como salesiano en 1960, en Astudillo, Palencia. Realizó estudios de Filosofía en Medina del Campo, Valladolid, y en 1970 se licenció en “Ciencias Religiosas-Teología” por la Universidad Pontificia Salesiana de Roma. Fue ordenado Sacerdote en 1970 en Salamanca. En 1974 se licenció en Ciencias Químicas por la Universidad de Oviedo.

Entre otros cargos ha sido Administrador del Colegio Salesiano de Ourense, Director del Colegio y Centro de Formación Profesional Don Bosco de León, Administrador Inspectorial de la Inspectoría del Noroeste de España. De 1988 a 1994 fue nombrado Inspector de los Salesianos de Don Bosco de esta misma Inspectoría. En 1994 vuelve de nuevo a Ourense como Director del Colegio Salesiano. Y de 1996 a 2008 es enviado a Roma como Consejero General de la Congregación Salesiana para la Región de Europa del Oeste.

A partir de 2008 fue nombrado Superior de la Visitaduría de los Salesianos de Don Bosco en Angola. Visitó la mayoría de los países africanos. Actualmente continuaba trabajando en la obra de Benguela.

En 2011, en un comunicado a las Obras Misionales Pontificias, ofrecía las casas de los salesianos en Angola a los sacerdotes o religiosos de cualquier congregación u orden que quisieran hacer una experiencia misionera en África. “No importa edad ni condición”, decía, porque “sería bonito contar con la experiencia y colaboración de algún sacerdote, que después de haber trabajado por el Reino de Dios en España, quisiera dar algún año de su vida como misionero. Podemos ofrecer ambientes urbanos, ambientes rurales, misiones específicas, ambientes educativos. Sólo pedimos buena voluntad para trabajar por el Señor”.