OMPRESS-JAPÓN (14-12-17) En Japón eran tres las misioneras españolas de las Carmelitas de la Caridad – las famosas vedrunas fundadas en España –. El 1 de diciembre fallecía una de las tres, Jesusa Echeverría, una misionera que llevó el carisma de estas monjas al país del Sol Naciente y a Taiwán. Las otras dos, Teresita Álvarez y María Jesús Hernández la recuerdan con cariño

Jesusa Echeverría Echeverría había nacido en Tolosa, Guipúzcoa el 19 de mayo de 1920 en una familia numerosa de 10 hijos. Tres hermanas fueron religiosas. Entró en las Carmelitas de la Caridad en 1940. En 1948 fue escogida para la misión en China. Eran seis misioneras, y era el primer grupo que la congregación enviaba a misiones. Cuando estaba en China, comenzó la persecución comunista y tuvieron que salir del país. Tras una estancia en Filipinas, las religiosas acogieron la llamada del obispo de Osaka que las invitaba a ir a su diócesis.

Según cuentan sus hermanas de congregación, “Jesusa era una persona muy fuerte, valiente y con una gran confianza puesta siempre en el Señor, así su vida siempre dio muchos frutos. Fue la fundadora de las comunidades y parvularios de Kadoma, en Osaka, Tottori y Taiwán. Al volver de Taiwán trabajó mucho en la parroquia de Akasi, donde animaba a todos y los reforzaba en la fe, los visitaba en sus casas o en el hospital y siempre estaba dispuesta a ayudarles en todo. El móvil de toda su vida fue la fe en el Señor y solo en Él tenía puesta toda su confianza. También trabajó mucho con el grupo de inmigrantes de habla española. Para todos ha sido como una madre, y a ella iban a confiarle sus problemas y a muchos, ella hasta les buscaba trabajo. Todos le están muy agradecidos”.