OMPRESS-VALENCIA (8-06-18) La hermana María Pilar Peris Oliver, de la Congregación de las Franciscanas de la Inmaculada fallecía el 6 de junio en Moncada, Valencia. Había nacido en Alzira, en 1938. En 1959 entraba en la congregación, haciendo su profesión perpetua en 1965. Según cuentan las hermanas franciscanas de la Inmaculada, la hermana ha vivido en prácticamente todas las casas de su congregación en el mundo, pero lo que más le marcó fue sus años como misionera en Chile. En este país vivió en Villa O´Higgins, en el Colegio Santa Isabel (Santiago centro) y en Combarbalá.

Recuerdan su servicio incansable en el Hospital San Borja Arriaran, acompañando a los portadores de VIH, a los que cuidaba y acompañaba hasta el final de sus días. Fue además parte del equipo de redacción de la Revista “Cuadernos franciscanos” del CEFEPAL (Centro de Estudios Franciscanos para América Latina). Tuvo además la responsabilidad de ser formadora y vice-provincial en Chile”.

Sus hermanas de congregación cuentan que “Pilar tenía un corazón grande, bondadoso y amable. Una inmensa capacidad para crear relaciones y vínculos afectivos y espirituales. Nadie le era ajeno. Sus amigas más íntimas le llamaban ‘la del millón de amigos’. Y así era. En ella se ha cumplido eso de presentarse ante el Señor con un corazón lleno de nombres. Nombres que no olvidó nunca y que fueron cincelando su propia vida”.