OMPRESS-MADRID (10-03-21) Ayer 9 de marzo fallecía la Madre María de Jesús Velarde, fundadora en 1998 de un instituto de religiosas que ha dado numerosas vocaciones a la Iglesia, religiosas que viven como “contemplativas y misioneras del Amor Trinitario de Dios revelado en Cristo”.

La Madre Velarde nació en Santander en 1925. A pesar de acabar con un permio extraordinario su carrera de Filosofía y Letras en 1951, entró al noviciado de la Congregación de Hijas de Nuestra Señora del Sagrado Corazón en San Cugat del Vallés. Ya religiosa, fundó el colegio “El Pinar de Nuestra Señora” en Valldoreix y fue directora del centro desde 1954. Estos años dedicados a la educación marcarían la vida de la Madre María de Jesús. En 1983 comenzaría una nueva iniciativa el movimiento de oración juvenil llamado DOYMAR.

A la espiritualidad que abraza el título de Nuestra Señora del Sagrado Corazón, inspirado por el padre Julio Chevalier (que fundó los Misioneros del Sagrado Corazón y, más tarde, a las Hijas de Nuestra Señora del Sagrado Corazón), unió la Madre Velarde la dinámica nueva, basada en las orientaciones doctrinales del Santo Padre Juan Pablo II, en todos sus escritos sobre la vida consagrada y apostólica. Esto la llevó a solicitar a la Santa Sede, desde 1993, que la provincia española de las Hijas de Nuestra Señora del Sagrado Corazón fuese constituida como nuevo Instituto, nacido del carisma del padre Chevalier, pero con una nueva espiritualidad, acción apostólica y vida comunitaria.

En 1998, la Iglesia reconoció el nuevo Instituto, las Hijas de Santa María del Corazón de Jesús, y aprobó sus constituciones. En el primer capítulo general que se celebró, fue elegida Madre General.

Ayer 9 de marzo de 2021, a las 5.30h, en la Casa General del instituto en Galapagar, Madrid, fallecía, dejando tras de sí 41 comunidades de religiosas, en Argentina, Chile, El Salvador, España, Estados Unidos, Guatemala, Italia, México y Perú. Comunidades centradas sobre todo en la educación y el cuidado de la infancia y la juventud y que llevan como ideal el lema de este joven instituto: “Amado sea en todas partes el Sagrado Corazón de Jesús”.