OMPRESS-BARCELONA (2-09-19) El pasado 24 de agosto fallecía la misionera orensana Josefa García Veiga, de la Congregación de las Siervas de la Pasión. Misionera en Camerún, durante 20 años, y natural de Verín, Orense. En el 2005 regresó a Barcelona como Superiora General de la congregación.

Como explican desde la congregación y desde la delegación de misiones de Orense, la madre Josefa ha soportado su larga enfermedad con una entereza admirable basada en su fe profunda. Su labor en todos los lugares por donde ha pasado deja una huella profunda de entrega a la Iglesia y a la Congregación. En Orense, fue muy querida por su entrega y donación a todos, mayores y niños. La llora mucha gente.

El día 26 fue enterrada en el pueblo natal de la Madre Fundadora, San Hipólito de Voltregá, diócesis de Vic, Barcelona. En sus últimos años formó parte de la comunidad de hermanas de esta localidad.

“Comunicamos esta dolorosa pérdida a los amigos de la Delegación de misioneros en Orense, para unirnos a la oración de acción de gracias por su vida entregada a los más necesitados, a la promoción de la mujer y la evangelización. Nos queda para siempre su testimonio de vida”, concluyen.