OMPRESS-ARGELIA (3-12-20) Así ha calificado el ministro de asuntos religiosos de Argelia a Mons. Henri Teissier, arzobispo emérito de Argel, que ha fallecido el martes a la edad de 91 años, tras una vida dedicada a cristianos y musulmanes.

Henri Teissier, nacido el 21 de julio de 1929 en Lyon, fue obispo de Orán, de 1972 a 1980, después coadjutor de Argel y, finalmente, arzobispo de Argel de 1988 a 2008. Provenía de una familia afincada en Philippeville, Argelia desde 1849. Creció en varias ciudades de Francia, donde estaba destinado su padre, que era militar. Se ordenó sacerdote de la diócesis de Argel el 24 de marzo de 1955, después de estudiar en el seminario carmelita de París. Aprendió árabe en el Instituto Dominico de El Cairo, donde fue testigo del auge del nacionalismo árabe. Regresó a Argel en 1958. Fue uno de los veinte sacerdotes –entre ellos el cardenal Duval – que obtuvieron la nacionalidad argelina en 1965. Muy apegado a Argelia, Mons. Teissier pasó al frente de la Iglesia argelina la terrible crisis terrorista que vivió el país en la década de 1990. Diecinueve religiosos fueron asesinados entre 1994 y 1996, entre ellos Mons. Pierre Claverie, obispo de Orán, y los monjes de Tibhirine. A pesar de las amenazas, siempre permaneció en Argelia con la única ambición de “descubrir y suscitar hermanos”.

El ministro de Asuntos Religiosos de Argelia, Youcef Belmehdi, hadado el pésame a la familia y a la Iglesia argelina con un mensaje oficial de condolencias. “Con gran pesar hemos sabido la noticia de la muerte del arzobispo, monseñor Henri Teissier, sacerdote de la diócesis de Argel”, decía el mensaje. El arzobispo “tenía tanto amor a Argelia que se enorgullecía de pertenecer a ella, de vivir en ella y de defenderla, en el sentido de que no abandonó el país ni en sus peores momentos. Al contrario, la apoyó y dio testimonio del principio de libertad de culto que nuestro país siempre ha defendido”.

El mensaje atestiguaba así mismo que Mons. Teissier también se implicó “en las causas nacionales, en los hechos de la cultura árabe-musulmana, misionero del diálogo interreligioso y preservador de las confesiones, la sacralidad y los valores de convivencia y paz”. En este momento de dolor, “ofrecemos nuestro más sentido pésame y expresamos nuestra profunda compasión a la familia del difunto y a los hijos de la Iglesia católica”.