OMPRESS-MADRID (24-09-18) Este fin de semana fallecía una Hija de la Caridad “sin fronteras”, la hermana Carmela Suances, quien fuera cofundadora de “Cristianos sin Fronteras”, una religiosa entregada y una eficaz animadora misionera.

Nacida en Sotobañado de Boedo, Palencia, en una familia cristiana y amante de las misiones. Un hermano de su abuelo era misionero claretiano en Brasil. Se hizo Hija de la Caridad e hizo su profesión en 1954 en Zamora, donde también estuvo su primer destino, el Colegio de la Milagrosa. Allí ya comenzaba su entrega a la animación misionera, creando con otras religiosas los Cursillos de Misionología, para formar a las niñas en el amor por las misiones.

Su siguiente destino fue Sevilla, donde además estudió en la Escuela Superior de Bellas Artes de Santa Isabel de Hungría. En el verano de 1966 partió para Burgos, donde preparó y puso en marcha una Exposición Misional sobre el Decreto Ad gentes, el documento misionero del Vaticano II que acababa de ver la luz. Allí participó por primera vez en las Semanas Españolas de Misionología y se encontró en el Seminario de Misiones con el padre Valdavida.

La insistencia de este sacerdote burgalés en que la misión era posible para los jóvenes, cambió su vida. Se pensó en crear grupos misioneros de jóvenes. Aquel fue el inicio de “Cristianos sin Fronteras”, entonces llamad. Fue entonces cuando recibió como nuevo destino Madrid y se le encargó el Departamento de Misiones de las Hijas de la Caridad, que había que crear.

Comenzaron los viajes, las charlas, los encuentros misioneros en todas las partes de España. Su vida se volcó en acercar la misión a jóvenes y no tan jóvenes. Ella, que tenía un corazón sin fronteras, transmitía siempre el amor a las misiones y el compromiso, que todo cristiano asumió en el bautismo, “id y evangelizad a todos los pueblos”.

 

escort corlu escort fethiye escort antalya escort kemer