OMPRESS-MANGOLA (09-01-18) Los misioneros José Aguilar, Miguel Ángel Lozano y Benjamín Richi y Silverio viven su compromiso misionero diario en la misión de Mangola (Mang’ola, como escriben ellos), Tanzania. Son misioneros de la Congregación del Espíritu Santo, espiritanos. Han enviado un “Feliz Navidad”, cargado de noticias de su misión

“Saludos desde Mang’ola a amigos y familiares. Estamos bien. En el recuerdo siempre estáis presentes, aunque la falta de comunicación por este medio parezca lo contrario. Durante los meses de silencio pasados han ocurrido acontecimientos en nuestras vidas que queremos compartirlos con todos vosotros.

Como en España, aquí padecemos una sequía tremenda. Gracias a Dios en Mang’ola tenemos unos manantiales inagotables que fertilizan el valle todo el año. La gente puede cultivar 3 veces al año (cebollas, maíz y arroz) para conseguir el sustento diario con su trabajo. Los campesinos de Mang’ola son trabajadores admirables.

Hay un nuevo miembro en la comunidad. Silverio, asociado espiritano, que ha sido enviado aquí para 3 años. Es profesor de secundaria, y por ahora aprende swahili.

Ya os comunicamos que las monjas que asistían el Hospital se marcharon el año pasado requeridas por su Congregación. Tomó el mando una monja pasionista. Ahora les toca el turno a las de la Secundaria. La próxima semana se marchan definitivamente. Esta semana hemos empezado el traspaso de la escuela a nuestras manos. Hemos creado un grupo de 4 profesores que dirigirán la escuela junto a nosotros. Tenemos la esperanza de que Dios proverá de nuevas monjas para dirigirla. Para el Hospital el 20 de este mes vendrá una nueva congregación del Congo, Oblatas de la Asunción, para dirigirlo. Dios aprieta, pero no ahoga.

El Hospital sigue bien. La semana pasada estuvo aquí un equipo de oftalmólogos del hospital La Arruzafa de Córdoba. Operaron a 80, examinaron a 600, y ayudaron a 200 con gafas. Es una ayuda de valor incalculable. Gracias, amigos doctores.

La Secundaria se ha convertido en la mejor escuela del país por su relación calidad-precio, y por sus buenos resultados académicos. Este año celebramos la 12 graduación de las niñas que terminan secundaria. En total calculamos que unas 1.000 alumnas han terminado en nuestra escuela y ya están en la Universidad o trabajando por su país. Por eso los padres desean meter a sus hijas allí. Hace unas semanas hicimos el examen de ingreso para el 2018. Se presentaron 450 candidatas para 100 plazas. No podemos atender a todas. Gracias a las monjas de Sta. Ana y a la Fundación Anna Gamazo hemos subido a la cima del Everest. Esperemos que no decaiga la escalada.

Las Pasionistas mexicanas siguen con la Guardería y la escuela de costura. Este año salieron otras 15 jóvenes después de 3 años de prácticas y estudios. Las del año pasado ya están trabajando y ganándose la vida.

Algo nuevo es la relación con el Gobierno Provincial que ahora es fluida y de mutua estima, diferente a todos los anteriores. Esto allana muchos caminos. Por ejemplo, todos los conflictos que padecimos a causa de nuestro trabajo con los Hadza-bosquimanos se han solucionado en gran parte y actualmente la situación está en calma y el trabajo avanza. El Gobierno agradece la labor social, sanitaria y educativa que hacemos en su nombre, pues es obligación suya, pero hoy por hoy no llegan a cubrirla.

Por otra parte, seguimos con lo nuestro. A lo largo del año hemos inaugurado 4 iglesias pequeñas (Dumbechand, Murus, Haydesh y Kisimangeda) y 1 grande (Malekechand). Ahora seguimos con otra en Maxoromba. Y para 2018 nos queda otra (Mbuga Nyekundu) para que cada pueblo tenga su propia iglesia. Gracias a todos los que nos ayudáis de manera especial en esta labor.

Hicimos una campaña para que todas las parejas cristianas que vivían juntos, pero sin Sacramento, regularan su situación. La respuesta fue masiva y 103 parejas han pasado por el altar. La comunidad ha crecido. Y todos están contentos.

Aún no tenemos Obispo en la Diócesis después de 3 años desde que se fuera el anterior. Pero esto no impide que sigamos impartiendo la Confirmación. Este año la recibieron 207 adultos. La comunidad cristiana sigue creciendo. Y la nueva Iglesia sigue con los brazos abiertos recibiendo a todos los que quieren conocer a Jesús.

Los actores y colaboradores de la Fiesta Mang’ola Mola pueden estar contentos. Con los fondos de la Fiesta, 12 familias del grupo de seropositivos han recibido un paquete completo de energía solar, con lo que ya tienen luz nocturna en sus casas. Una joven del grupo ha recibido una máquina de coser para ganarse el sustento. Y se ha comprado un remolque nuevo para el tractor que tiene el grupo, para transportar cebollas desde las fincas y ganarse unos dineros que se reparten entre los miembros.

Los fondos de Jóvenes Pro Mang’ola de Sevilla también tienen sus frutos. Se han comprado 6 buenas Fotocopiadoras: 5 para 5 Secundarias del Gobierno, y 1 para el Hospital. El Gobierno está alucinado, pues no se acaban de creer que ayudemos a sus escuelas sin ningún tipo de proselitismo. Les decimos que todos los niños son hijos de Mang’ola y tienen los mismos derechos que los demás. No se lo creen.

Seguimos con ilusión los planes de la Fundación Hay Esperanza, herederos de nuestra amiga Lola. Estamos planificando 2 proyectos. Uno para hacer una campaña de detección precoz del cáncer ginecológico. Unos ginecólogos de Sevilla vendrán a hacerlo. Y el segundo sería un plan de Prevención y Salud sanitaria para los Bosquimanos, desde el Hospital, con seguimiento de seropositivos, tuberculosis, enfermedades venéreas, vacunaciones, embarazos…, para mejorar sus vidas.

Llegamos a Mang’ola en febrero del 93. En febrero del 2018 hacemos los 25 años de nuestra estancia. La gente ya está preparando algo para celebrarlo en acción de gracias.

Gracias a todos los que como turistas, amigos, colaboradores, familiares o desconocidos habéis llegado a nuestra casa a lo largo de estos últimos meses y nos habéis alegrado la vida en este lugar aislado del resto del mundo. Que Dios os lo pague.

¿Qué nos queda? Desearos FELIZ NAVIDAD en familia y en la fe de que Jesús es el Salvador de todos los hombres. Podemos demostrarlo ayudando al necesitado que tenemos al lado y nos tiende la mano. Cojámosla. Un abrazo: Pepe, Miguel, Richi, Silverio.