Por hacer posible el cambio del mundo con el DOMUND, ¡gracias!

 

Si no llegas a fin de mes, pero te has rascado el bolsillo para dar una moneda en la colecta del Domund…

Si te ha tocado el corazón leer una noticia sobre la misión y la has compartido con tus amigos…

Si la vida te agobia con sus dificultades y contratiempos, pero al menos por un día los has olvidado para pensar en los problemas de otros que viven en las misiones…

Si la jubilación apenas te llega para comprar medicinas, pero has pensado en los que no tienen ni siquiera agua…

Si estás enfermo y has tenido la valentía y la generosidad de ofrecer tus sufrimientos como una oración que se eleva al cielo por los misioneros…

Si te has ofrecido en la parroquia para animar el día del Domund…

Si el ejemplo de los misioneros te motiva para imitar su entrega…

Si en tu oración te has abierto a las necesidades de la Iglesia universal y no te has encerrado en tu grupo…

Si… Si de mil formas posibles, el día del Domund ha producido en ti un cambio, por pequeño que sea, has hecho posible un cambio real en el mundo.

Gracias, amigo, por tu ayuda personal, espiritual y económica en la Jornada Mundial de las Misiones.

 

Ahora, recuerda que los misioneros están cada día del año al pie del cañón. No los abandones.

Todo el año es Domund y tu colaboración sigue siendo necesaria.

escort corlu escort fethiye escort antalya escort kemer