OMPRESS-MADRID (26-01-21) Se publica una año más, la guía de las Obras Misionales Pontificias para ofrecer a los jóvenes propuestas para “Compartir la Misión”, incluso en medio de una pandemia, siguiendo el lema de OMP para apoyar a los misioneros este pasado año: #AhoraMásQueNunca.

La misión es esencial para la vida cristiana y para la Iglesia, a la que da su razón de existir. En estos tiempos de pandemia se ha podido ver cómo las misioneras y misioneros han seguido desplegando por todo el mundo toda su capacidad de generosidad, entrega y amor a los demás. “Abandonar la misión sería abandonar a mi familia”, decía, por ejemplo, el padre Eduardo Roca, misionero en Mozambique.

Por eso, ahora más que nunca, hay que estar al lado de los misioneros. #AhoraMásQueNunca fue el lema de la campaña que las OMP lanzaron para apoyarles en los meses más difíciles de la pandemia. En este momento, siguiendo esta inspiración, las OMP presentan la guía de experiencias misioneras de jóvenes “Compartir la Misión”. Es cierto que, en la actual situación en que la pandemia aún está presente entre nosotros, las dificultades para viajar fuera de España persisten, así como las limitaciones de desplazamiento dentro del país. Aun así, se ha decidido lanzar esta nueva edición de la guía, aun a sabiendas que puede ser que algunas no se puedan realizar o que sean sustituidas por otro tipo de voluntariado misionero.

La edición de este año, adaptándose a las circunstancias que vivimos, se ha publicado en formato digital y se puede consultar aquí. Recoge un total de 65 propuestas de colaboración personal de los jóvenes con la misión, que llegan desde delegaciones diocesanas de misiones, parroquias, congregaciones religiosas, asociaciones y grupos misioneros, universidades, etc. De cada una de ellas se ofrece en una ficha informativa, con la descripción de la propuesta, así como los requisitos para participar y los datos de contacto.

El papa Francisco puso como lema, para su mensaje de este pasado DOMUND, “Aquí estoy, envíame”, invitando a responder así a la llamada de Dios “¿A quién enviaré?” (Isaías 6,8). Ahora más que nunca es necesario afinar el oído para escuchar la llamada de Dios. Muchas experiencias misioneras planeadas para el año pasado no pudieron tener lugar; muy probablemente muchas de las que se publican en la edición de este año de la guía “Compartir la Misión” tampoco puedan hacerse realidad. Lo que no puede faltar es la ilusión, las ganas y el espíritu misionero. Presentar la edición digital de la guía es un acto de confianza, tanto en que Dios sigue llamando a los jóvenes a ser generosos y a responder a la misión, como en que, ahora más que nunca, su repuesta tendrá creatividad continuar e impulso misionero.