OMPRESS-ECUADOR (6-06-19) María del Carmen Gómez es una profesora de educación secundaria, misionera laica de la diócesis de Ciudad Real y miembro, además, de OCASHA-Cristianos con el Sur. Como misionera diocesana y a través de esta Asociación, ha cooperado durante años en Brasil y Guatemala. Una vez que ha llegado a la jubilación y mientras su salud se lo permita, ha querido volver a la misión, esta vez a un nuevo país, Ecuador.

María del Carmen forma equipo con un joven de la diócesis de Tortosa, también de OCASHA, para llevar adelante un proyecto de formación y fortalecimiento de comunidades de la parroquia Santa María Madre, en Jipijapa, en la provincia costera ecuatoriana de Manabí. Las realidades que ha encontrado en esta nueva misión le han hecho recordar y revivir el servicio prestado en Santa Rosa, en el Piaui brasileño.

“Nuestra acogida e integración ha sido sencilla y progresiva, como ha de ser cuando se llega a un lugar”, explica en una carta. “Un tiempo de estar, observar, tomar nota, escuchar, callar, preguntar, participar en lo que nos piden y ofrecernos. Un ir caminando, donde mi paso occidental ha tenido que desacelerarse”.

En este sentido cuenta cómo le sorprendieron “las palabras de una agente de pastoral, María Auxiliadora, que atiende su comunidad y otras no cercanas que recorre andando. Cuando me acerco para saludarla y le pregunto: ‘¿Es usted la catequista de esta comunidad?’. Ella responde: ‘Hago cualquier cosita; sigo a Jesús’. Le dirigí una sonrisa de complicidad, pues no me salían palabras”.

OCASHA es una Asociación de laicos misioneros al servicio de los pueblos del Sur, que, desde hace más de 60 años, cooperan en la evangelización, la promoción y el desarrollo enviando laicos misioneros a América Latina y África. En España trabajan en la animación misionera y creando conciencia en la sociedad de la problemática Norte-Sur.