OMPRESS-REPÚBLICA DEMOCRÁTICA DEL CONGO (10-01-20) La hermana Hakima Hanna Sefein, es una Misionera Comboniana de Egipto, que vive su misión en el este de la República Democrática del Congo. Su congregación comparte una carta de estas Navidades, en la que se advierte el peligro que los misioneros en algunos lugares a veces corren – sólo por estar – y llevar adelante su labor.

“Acabo de llegar a casa de los misioneros Combonianos. No puedo aún llegar a mi casa porque la carretera no es segura. Tengo que esperar hasta mañana. ¡Han sido días muy intensos y bonitos!… Pero ayer arriesgamos mucho.

Primero nos encontramos a los Mai-Mai, que son rebeldes de la zona. Nos querían parar para pedirnos dinero… no sé ni cómo salimos adelante porque se enfadaron muchísimo con nosotros… pero realmente no podemos darles dinero sabiendo que es para beber y que luego harán desastres con la gente.

Después hemos pasado un puente de modo milagroso. Seguramente había en ese momento mucha gente rezando por nosotros. ¡Madre mía, que peligroso!, podíamos haber caído en el agua… era alto, muy estrecho, hecho con algunas maderas y además no estaba derecho… pero no había en ese lugar otro camino.

Llegamos bien a la misión, gracias a Dios, hacia mediodía. Habíamos salido de casa a las 8 de la mañana. Pero como teníamos que ir a una capilla apenas nos paramos allí. Realmente tuvimos que parar en la parroquia porque el párroco quiso comprobar antes que la situación en la zona era tranquila, que no habríamos tenido problemas. Por la tarde nos obligó a regresar desde la capilla a la misión por cuestiones de seguridad, porque muy a menudo los rebeldes merodean por la zona.

La carretera en conjunto no fue demasiado penosa. Llegamos a la capilla… hemos encontrado los jóvenes, las mujeres… había una gran actividad. Pero al terminar tuvimos que regresar a la misión por seguridad.

El párroco me ofreció una habitación… ¡con ratones incluidos! No pude pegar ojo en toda la noche por el ruido que hacían. Al inicio pensé que eran cucarachas u otros bichos, pero luego me di cuenta de que mis vecinos eran ratones… Por la mañana hemos vuelto a salir hacia la capilla, donde tuvimos una Eucarística con tanta gente. La gente tiene sed de Dios y sed de paz.

Preparamos a los niños para la fiesta de la Epifanía, con estrellas hechas por ellos… todos estaban vestidos del mismo modo… Ha sido realmente bonito y conmovedor. La Misa duró hasta las 2h de la tarde. Aquí sabemos que las Misas son así, largas… pero las disfrutamos.

Las personas de esta misión no habían visto nunca con anterioridad a una mujer que no fuese negra como ellos. No dejaban de mirarme…

Al terminar, después de habernos echado algo a la boca, hemos retomado el camino de vuelta, pero esta vez hemos cogido otro camino. No queríamos volver a ver el puente aquel ni en pintura. Hemos llegado a casa de los Combonianos todos bien, gracias a Dios”.

La hermana aparece en este vídeo de las Misioneras Combonianas, con algunas imágenes de la misión en la zona de Butembo, en la República Democrática del Congo: https://youtu.be/XhVMfJRInu4.