40 AÑOS ANUNCIANDO QUE JESÚS NACE PARA TODOS

En los días previos a la Navidad, más de 40.000 niños de toda España saldrán a las calles a felicitar la Navidad de parte de los misioneros, participando en la iniciativa “Sembradores de Estrellas”.  Xavier Ilundain, SJ, fundador de la misma, recuerda con cariño los inicios. Aquello que empezó dentro de la ciudad de Madrid se vive hoy, 40 años después, en toda España. 

“En el Domund se salía a la calle para pedir para las misiones. Y me dije ‘tendríamos que se capaces de dar las gracias a la gente, por ejemplo en Navidad, en nombre de los misioneros”, recuerda Xavier Ilundain. Este jesuita ideó la iniciativa de Sembradores de estrellas, ayudado por sor Carmela Suances, fundadora de Cristianos sin Fronteras. En el primer año, se hicieron 300.000 estrellas, y se convocaron a todos los colegios de la diócesis de Madrid. “Me empecé a reunir con delegados de los colegios, incluso les escenificaba cómo había de hacerlo”. La idea era que los niños salieran a la calle en vísperas de la Navidad con estrellas adhesivas, y que las pegaran en las solapas de los abrigos de la gente, de una forma gratuita, para darles las gracias y felicitarles la Navidad de parte de los misioneros.

Esa primera edición hace ya 40 años sorprendió a la gente. “Copábamos Madrid, porque pusimos gente en todas las bocas de Metro, para que todo el que pasara se llevara su estrella. También estábamos en las estaciones, en el aeropuerto… en los sitios principales de Madrid.  Al final de la mañana empezábamos a reunirlos en algunos sitios para despedirnos y felicitarnos nosotros la Navidad”, explica Ilundain. Fue tal el revuelo que fueron recibidos por el entonces alcalde de Madrid, Enrique Tierno Galván, muy enfermo. “Nada más entrar, nos dijo: ‘Chavales, un alcalde no tiene tiempo para pensar nada más que en lo que va a hacer en las dos horas siguientes, y no puede detenerse en las cosas del espíritu, que son las importantes. Vosotros me vais a ayudar’. Tierno Galván falleció 15 días después de recibirnos, hizo un esfuerzo importante.

La iniciativa había nacido en el seno de la delegación de misiones de Madrid, pero en seguida otras diócesis se animaron a sembrar estrellas. En tres años se sembraba estrellas en toda España. Hoy, cuarenta años después, más de 40.000 niños siguen saliendo por las calles en Navidad a felicitar las fiestas de parte de los misioneros, sin esperar nada a cambio. “Sembradores de Estrellas es lo contrario a la campaña comercial de Navidad. Es una novedad en las calles el hecho de que la gente regale por regalar. Es una experiencia que enseña mucho a los chicos, y que les sirve para todo el curso”, concluye el fundador.