OMPRESS-IRLANDA (11-03-20) Irlanda dedica un sello al misionero jesuita Michael J. Kelly y a su labor humanitaria. Forma parte de una serie de sellos con el tema “Irlandeses en el extranjero”, que, con motivo del Día de San Patricio ha sacado la República de Irlanda. Con estas series especiales con motivo del día nacional del país se rinde homenaje a irlandeses que han tenido una influencia internacional y se aborda también la experiencia de quienes tuvieron que abandonar la isla verde por razones económicas, culturales o humanitarias. En la serie de cinco sellos, tres se dedican a la inmigración, con antiguas fotos de irlandeses lejos de su país y el cuadro “Carta y sobre de emigrantes”, de Geraldine O’Reilly, que representa la comunicación con el hogar y la importancia de mantenerse en contacto. Los otros dos son en homenaje a irlandeses influyentes. En uno están la científica Dame Kathleen Lonsdale, el escritor Richard Harris, y el músico Patrick Sarsfield Gilmore. El quinto sello reúne, junto al misionero jesuita, a la novelista Edna O’Brien y a Mary Elmes, que ayudó a escapar de París, durante la ocupación nazi, a cientos de niños judíos.

Nacido en Tullamore, el padre Kelly ha vivido más de medio siglo en Zambia – tiene también la ciudadanía de este país –, donde ha trabajado incansablemente para educar y promover un comportamiento seguro entre los jóvenes y las personas más expuestas al VIH en Zambia y en todo el África subsahariana. Profesor universitario, investigador y escritor, es autor de 15 libros y de innumerables artículos de investigación. A lo largo de estos años ha sido consultor de organizaciones como el Banco Mundial, la UNESCO, UNICEF, la FAO, ONUSIDA, Oxfam, Irish Aid y muchas más.

El misionero jesuita mostraba su sorpresa al ser homenajeado con la serie de sellos por su labor en Zambia: “Hace más de 70 años, cuando era un colegial, solía coleccionar sellos y tenía una colección bastante buena y valiosa, que entregué a las Misiones Jesuitas cuando entré en la Compañía; pero nunca pensé que algún día sería parte de la colección de otra persona”. Reconocía que hay muchísimas personas que merecen este detalle más que él: “Pienso en los miles que me abrieron las puertas de sus vidas y sufrimientos personales al compartir conmigo su situación de infección por el VIH y sus ansiedades. Muy pocos de ellos eran irlandeses, pero conservaron la esperanza y la dignidad, gracias a la labor de trabajadores del VIH/SIDA que vinieron de Irlanda, y hoy, gracias al tratamiento del VIH, muchos de ellos están vivos y alaban a Dios por la gente de Irlanda”.

El sello se emitió el 27 de febrero de 2020, con un post que declaraba que era en reconocimiento a los 65 años de ministerio jesuita del padre Michael en Zambia, donde “llegó al corazón de las personas a través de la educación y la lucha contra el VIH / SIDA”.