OMPRESS-COLOMBIA (18-12-18) Fue el 10 de junio cuando comenzaba en Tijuana, en la frontera entre México y Estados Unidos, la marcha continental “Huellas de Ternura”, que durante 15 meses, está recorriendo todos los países de América latina para sensibilizar sobre los derechos de la infancia y difundir una nueva cultura con la revolución de la ternura, a la que tantas veces ha hecho referencia el Papa Francisco.

La marcha está promovida por el CELAM, el Consejo Episcopal Latinoamericano, y a ella se han adherido diversos organismos de la Iglesia como Caritas, la federación Fe y Alegría o la Obra Pontificia de la Infancia Misionera. Más que una marcha es un conjunto de actividades pedagógicas y de concienciación.

Los organizadores de “Huellas de Ternura” han hecho un balance de lo “caminado” hasta ahora. Durante 2018 más de 29.000 personas de Centro América y el Caribe se movilizaron a través de actividades de acción pública, educativas y comunicativas, lúdicas, pedagógicas y pastorales para erradicar todo tipo de violencia contra niños y niñas.

“Huellas de Ternura” está atravesando toda América Latina y el Caribe, desde la frontera de México con Estados Unidos hasta la Patagonia, denunciando las diversas formas de violencia que se ejercen contra los niños y las niñas y proponiendo la ternura como camino para promover la vida y la dignidad de los más pequeños. La idea es que en cada país esté quince días, durante los que, según los desafíos de cada realidad particular y de la creatividad de sus organizadores, tendrán lugar experiencias para animar a adoptar la ternura como estilo de vida, frente a la violencia que deja cicatrices físicas y psicológicas.

Según cifras oficiales, 70 millones de niños y niñas en la región viven en situación de pobreza y, de estos, 2 de cada 3 sufren regularmente violencia física o psicológica.

 

escort corlu escort fethiye escort antalya escort kemer